Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional (*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
 
 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
lughnasadh
1° de agosto (H. Norte)
1° de febrero (H. Sud)
 
 
Yoga y Tantrismo
aum
La Filosofía hinduísta
Los darśanas ortodoxos
Filosofia vedânta
Filosofia Samkhya
Bhagavad Gita
Historia del Yoga
El Yoga clásico
Diversos Yogas
Filosofía tántrica
Trika
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
El Hatha Yoga Pradipika
Los chakras y los nadis
El pranayama
• Los maestros modernos
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos samkhya y clásicos
Textos tántricos
Textos Hatha Yoga
glosario yoga
 
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
Bardo Thödol actualmente
Yama, señor de la muerte.
 
Publicidad:

GLOSARIO YOGA DARSHANA - Letra K

Kaivalya (कैवल्य, kaivalya, n)  Abstracción, aislamiento, exclusividad, independencia absoluta, unicidad, redención. Concepto de la filosofía sāṃkhya que se aplica al estado de quien consiguió desligarse completamente de la naturaleza (prakṛti). Su consciencia se ha identificado con el espíritu(puruṣa) liberándose de todo lazo material. En el Raja-Yoga designa el estado de la consciencia cuando llega a identificarse consigo misma, independientemente de todo objeto, sea éste algo material o simplemente una forma mental. Este estado se alcanza cuando la mente deviene consciente de su identidad con ātman mismo y se absorbe en brahman.

Kāla- (m) Literalmente, “tiempo”. Kāla significa a la vez tiempo y muerte, el tiempo que trae la muerte inexorablemente. No hay en español un término que abarque los dos significados. Se traduce, entonces, tanto sea por una acepción que por la otra, depende del contexto. Kāla es también otro nombre atribuido a Yama, el dios de la muerte. En los Atharvaveda, el tiempo es invocado como el origen y el señor de todos los fenómenos: “lo que hace aparecer las cosas y que abarca todos los mundos. Es el padre de todas las cosas. No existe fuerza superior a la suya”. En el yoga tántrico, Kāla es uno de los 5 kañcucas, el tiempo considerado como expansión de la energía pero no como la energía en sí misma. DSO 271

Kalā- (f) Parte de un todo. Porción, elemento. Energía dinámica propia a la emanación de los fenómenos como algo limitado. Energía fragmentaria  y restrictiva. Las “kalās” son energías que tienen una función que fragmenta y divide la realidad,  reduciéndola a una actividad finita. En yoga tántrico, Kalā es uno de los 5 kañcukas que designa el poder infinito de creación que se contrae y deviene un poder finito, capaz de crear solamente un numero finito de cosas.

Kañcuka- (m) [Kañcuka significa literalmente una vestimenta ajustada que cubre la parte superior del cuerpo, como una coraza. Vestimenta en general. Piel de serpiente. Forro, vaina. * 171.] En la terminología Advaita-vedānta, se refiere a los a los cinco niveles de conciencia llamados tattvas puros-impuros que superan el Purusha tattva de la filosofía Samkhya. A menudo se habla de 6 kañcukas porque se incluye Māyā (que puede ser considerada como la raíz de los otros cinco, Kāla, Niyati, Rāga, Vidyā, Kalā). Los kañcukas, en tanto que tattvas, son contracciones (Samkoca) de la Shakti infinita (Samkucadrûpa). En la filosofía del Pāncarātra-Âgama, Māyā, Kāla et Niyati tienen la misma función que los kañcukas en el sistema shaiva-shakta (shaivismo y shaktismo). El concepto de “kañcukas” en tanto que tattvas puros-impuros es una elaboración más reciente de una antigua doctrina donde los poderes reductores y constrictores de la conciencia (samkoka) se limitaban a Māyā, Kāla, Niyati. Pero en los dos sentidos, se expresa la misma idea según la cual el Âtmā, tomando la forma de un experimentador finito, está despojado de ciertos atributos específicos que ha poseído en tanto que Experiencia Perfecta e Infinita.
La conciencia, tocando el mundo de la experiencia, está limitada por los kañcukas y se convierte en una experiencia “impura”, finita, terrestre donde el sujeto y el objeto son completamente diferentes. Esta experiencia es la inversión, por contracción y negación de la Shakti, de la experiencia perfecta que procede del aspecto “puro” del Shiva-Shakti tattva.
La conciencia infinita, bien que conservando su aspecto trascendental libre de toda forma (Svarûpa), se reduce para constituir nuestra experiencia en el plano material. El proceso puede ser representado un triángulo invertido que representa el Yoni o Shakti en la forma de tattvas puros, que permanece en el vértice de otro triángulo representando los tattvas impuros que constituye la experiencia terrestre. En esta representación, el contacto y la intersección de los dos triángulos es Māyā. (Es notable la proximidad de la representación cabalística de la estrella de David formada por Macroprosopus – Microprosopus).
Visto por Māyā todo es invertido. A través de la acción de māya y de los kañcukas, Shakti adopta la forma grosera contraída de Prakriti-Tattva que, en asociación con Purusha-Tattva es el pájaro Hamsa, Shiva y Shakti. Hamsa es a la vez masculino (Pûm ou purusha) y femenino (Prakriti) y esa dualidad de Hamsa es la forma grosera del universo. Purusha es el Âtma envuelto por los kañcukas que son las contracciones de la conciencia y de sus poderes. Māya es la raíz y la causa de todas las limitaciones y contracciones de los poderes (vibhava) de la conciencia (Âtmā), puesto que Māyā es el sentido de la diferencia (bhedabuddhi) entre todas las personas y las cosas. Cada uno de los innombrables espíritus (purushas) adquiere la ilusión de su propio universo sólo para él. Es decir, que cada purusha crea bajo la influencia de Māyā su propio universo. Los kañcukas son asi las limitaciones del nivel superior Shiva bajo su forma de Shakti. Se puede esquematizar la acción de Māya a través de los kancukas de la manera siguiente:

Tattva Kañcukas Función
30 Kāla El tiempo, el dinamismo.
29 Niyati La necesidad, el orden establecido y limitado.
28 Kalā La sucesión o el poder determinado en el tiempo.
27 Vidyā El conocimiento existencial.
26 Rāga La atracción o la dependencia. El deseo.

Kāraṇa (कारण, kāraṇa, n)  Causa, motivo, origen, principio, razón. Signo, marca. Medio, instrumento. En filosofía designa la causa necesaria, la justificación de un juicio o de una opinión. En literatura es la causa, el origen o la intriga de una novela o de una obra de teatro.

Kāranaśarīra (कारणशरीर, kāranaśarīra) Literalmente cuerpo (śarīra) causal (kārana). Es un concepto de la filosofía Sāmkhya que designa al nivel más sutil del jīva (individuo humano) y que coincide con el Ānandamayakośa de la clasificación de la filosofía Vedānta. En la filosofía Yoga (Advaita Vedānta) este nivel de la consciencia es considerado como el último velo de ignorancia (avidyā) que impide la identificación del individuo humano con su naturaleza real, que es la pura consciencia de Ser o el puro “yo soy” (ātman).

Kārikā (कारिका kārikā f) Manifiestación concisa y en verso de principios gramaticales o doctrinas filosóficas. V. gr.  La Sāṃkhya Kārikā de Iṣvarakṛṣṇa.

Karma(n)- (m)(n)[ Obra, acción, hecho. Ocupación, asunto, deber, negocio. Acto o rito religioso, sacrificio. Acto resultante de las obras y de las acciones representado bajo la forma de mérito o desmérito. El sometimiento a las obras y a las consecuencias. Trabajo, actividad. Producto, efecto. *180] Ley de la causalidad y de la consecuencia de las acciones. Condicionamiento del individuo transmitido por el cuerpo sutil. Aquello que determina el carácter especifico de cada ser vivo, a lo que se agrega lo transmitido por las generaciones de una manera impersonal, a través de las costumbres y la cultura.
Karma-yoga: uno del los cuatro grandes yogas, el de la union con dios adoptando una actitud desinteresada con respecto al resultado de una acción. El yoguin ofrece a Dios todas sus acciones y todos los frutos que puede conseguir de ellas.

Kārya (कार्य kārya n) Producido, creado. En filosofía designa el efecto resultante de una relación causal. Opuesto a nitya.

Kaula (कौल, kaula , a) o kaulī, familiar, que concierne a la familia. En la filosofía tántrica se refiere a un adorador de Śakti-Bhairava y de sus poderes excesivos siguiendo el ritual de la “mano izquierda” (kulācāra), teniendo como ideal al héroe (vīra) y a la virilidad.

Kaulika (कौलिक, kaulika, m) Perteneciente a una familia (kula) o raza, ancestral, de uso corriente o de carácter hereditario en una familia. Un tejedor, en el sentido de algo o alguien que trata o sigue un hilo. Un seguidor del ritual śākta de la mano izquierda. Kaulika también es otro nombre de Śakti (ver Kula).

Karmendriya. (कर्मेन्द्रिय) Es el término con el cual las filosofías Sāmkhya y Yoga designan los órganos primarios de la acción: la voz, las manos, los pies, el ano y los órganos genitales, que corresponden a las cinco facultades de acción física: la palabra, la prensión, la marcha, la excreción y la reproducción. Ellas, conjuntamente con las facultades sensoriales (jñanendriyas) forman parte de las diez facultades ligadas a la acción y a la percepción (indriyas).

Kevala (केवल, kevala, a) Solo, exclusivo, puro, abstracto, sin mezclas. Se dice de una filosofía que solamente admite la unidad del espíritu.

Khecarī (खेचरी khecarī f) En el yoga, designa la técnica de levitación, la capacidad de volar.
En la filosofía tántrica, khecarī es la segunda corriente de energía del Pañchavaha según la clasificación de la escuela tántrica Krama. La esfera de resonancia indiferenciada (nada) [Las vibraciones de la energía de khecarī se se mueven en kha, la conciencia éter infinito, pero se mantienen en el sujeto conocedor (pramātri). Su función principal es difundir una corriente de conciencia y de felicidad (ananda) sobre los seres vivos que de esta manera son purificados por la energía suprema (shaktipāta). Esta energía es intemporal desde el punto de vista no dualista, y se revela como plenitud, omnipotencia, omnisciencia, eternidad y libertad (con relación a las leyes naturales). Pero ellas representan una advertencia para todos aquellos que están sometidos a la ilusión, puesto que los tattvas puros-impuros reducen la conciencia por medio de los kañcukas a una actividad fragmentada (kāla), a la necesidad de establecer un orden (niyati), a la limitación del poder (kalā), al conocimiento relativo (vidyā) y al apego a las cosas (rāga). Asi, privándoles de felicidad, ella los hacen errar en el dominio de un sujeto que permanece en la etapa del vacío (śūnya). L .Silburn, SK, 52]

Kleśa (क्लेश, kleśa, m). Literalmente “impureza, calamidad, pasión”. En la filosofía de los yoga-sutras de Patañjali se enumeran cinco “calamidades” que impiden la realización del samādhi: Ignorancia (avidyā), egoísmo (asmita), atracción (raga), repulsión (dveṣa) y aferrarse a la vida o miedo a la muerte (abhiniveśa).

Kośa (कोश, kośa, m). Literalmente significa “envoltura, cobertura”. En el Taittirīya-Upanishad se encuentra una descripción de las cinco envolturas (Kośa) que envuelven Ātman. La primera a partir del cuerpo denso material se llama annamaya-kośa, la envoltura grosera o nutritiva, el cuerpo físico. La segunda, prānamaya-kośa es la envoltura vital (prāna) o sutil, es ella la que anima y une el cuerpo y el espíritu. En tanto que esta envoltura vital subsiste en el organismo, éste tiene vida. La manifestación más grosera es la respiración. La tercera, la mente (manas), se llama manomaya-kośa recibe todas las impresiones registradas por los sentidos. La cuarta, vijñāna-kośa, es la envoltura de la inteligencia, que comporta las facultades de discriminación y de voluntad. La quinta se llama ānandamaya-kośa, la envoltura de la felicidad (ānanda), y es en ella donde el ser humano está más próximo del  Ātman. Pero el Ātman nunca entra en contacto por sí mismo con sus envolturas ni tampoco participa en ninguna de sus cualidades ni funciones.

 Estructura del hombre en tanto que ser viviente encarnado y mortal (jiva)
kośa
 

 
Ānandamayakośa Kāraṇaśarīra   Purusha (Śiva) Ātman
  Prakriti (Śakti)
Vijñānamayakośa Sūkshmaśarīra Jñanendriya Buddhi Intelecto
Ahamkāra Consciencia de sí.
Manomayakośa Manas o citta Manas o citta La mente
Jñanendriya Shrotra Orejas, Oído
Tvak Piel, tacto
Cakshus Ojos, vista
Rasanā(Jihvā) Lengua, gusto
Ghrāna(Nāsā) Nariz, olfato
Prānamayakośa Karmendriya Vâk La boca (voz)
Hasta Manos, brazos
Pâda Pies, piernas
Pâyu El ano
Upastha El sexo
Pranas Udana Cakra vishuddha
Prāna Anāhata
Samāna Manipūra
Vyāna Svādhishthāna
Apāna Mūlādhāra
Annamayakośa Sthūlaśarīra Mahābhūta Ākāsha El éter
Vāyu El aire
Tejas El fuego
Jala o Ap El agua
Prithvī La tierra

Krama (क्रम, krama, m) Paso, marcha, camino, procedimiento, progresión. Nombre de una escuela tántrica originada en el siglo VIII basada sobre un sistema ritualista y místico, famosa por su práctica de la kramamudrā que consiste en igualar las energías internas y externas con el fin de anular toda desigualdad entre el samādhi y la dispersión propia del estado de vigilia.

Krama-abhyāsa. Practica regular de la escuela Krama que busca ubicarse en el acto en sí, tratando de capturar el instante fugaz entre dos construcciones mentales (pratyaya) que es ajeno a toda relación objetiva con el mundo, una fisura donde la consciencia se abre a su propia esencia no-dual.

Krama-caryā- [Krama- (m) paso, marcha sucesion, serie, secuencia proceso. Caryā- (f) hecho de marchar, de errar. Conducta, practica, observación, ocupación]

Kramadvādaśakam (द्वादशाक्षरभेदितम्, kramadvādaśakam) Las doce etapas de progresión que debe atravesar la energía kuṇḍalini antes de identificarse con Śiva: janmāgra, mūla, kanda, nābhi, hṛdaya, kaṇṭha, tālu, bhrūmadhya, lalāta, śakti y vyāpinī. Ellas están asociadas a los 12 fonemas (vocales) que se utilizan como mantra para franquearlas, impulsando la energía sucesivamente hasta su disolución en Śiva. (Vijñana Bhairava, śloka 30).

Krama-mudra (क्रममुद्रा, kramamudrā, f) Actitud (mudrā) de la kramābhyāsa que realiza la consonancia entre las vibraciones interiores y exteriores y que acaba la bhairavīmudrā, de la cual es un aspecto avanzado.  En música, la consonancia es la tendencia resultante entre la fusión de dos o varios sonidos en una unidad de percepción armónica. De una manera similar, en la retórica se llama consonancia a la uniformidad del sonido en la terminación de las palabras o de las frases. La consonancia en general es una suite armoniosa de un conjunto de sonidos.
[“La kramamudrā exterioriza el interior e interioriza el exterior en una sucesión de flujos y de reflujos: los órganos del conocimiento ondulan siempre en olas en el océano del corazón. Ellos empujan al objeto hasta el sujeto y los adaptan entre si. Se llama “mudrā” a esta actitud, que es una marca o una huella en lo vivo de la conciencia, que deja su marca indeleble sobre lo que ella absorbe como el fuego que lo transforma todo en fuego. Se lo llama también “krama” por el hecho de que esta marca se establece en fases sucesivas en cada balanceo, impregnando la conciencia del hombre y del universo en un ajustamiento mutuo y siempre más profundo” (L. Silburn, la Bhakti, 69)]

Kṛṣṇa (कृष्ण Kṛṣṇa)Literalmente “Negro” o “Azul oscuro”. Símbolo del espacio infinito de universo. El nombre de Kṛṣṇa aparece en el Rig-Veda, pero allí no tiene ninguna relación con alguna divinidad. Este dios es el héroe más festejado de toda la mitología hindú. Es la octava encarnación de Viṣṇu, alrededor de la cual se establecieron numerosas leyendas, fábulas e historias que vivió a una época donde los hindúes todavía se mantenían circunscriptos en el norte de la India. Es una de las figuras dominantes del Mahābhārata. El es el ser divino que da a Arjuna los consejos recopilados en el Bhagavad-Gītā, el famoso tratado místico hindú que forma parte del Mahābhārata. Arjuna se dirige a Kṛṣṇa como si fuera la “consciencia suprema universal”, principio divino anterior a todos los dioses, ser no nacido y omnipresente.

Kriyā (क्रिया, kriyā, f) Proviene de la raíz क्रि kri, hacer. Ejecución, ejercicio físico, movimiento corporal, asunto, negocio, trabajo, mano de obra, rito o ceremonia religiosa, sacrificio ritual. En la disciplina yoga designa una técnica o práctica que se realiza con el objetivo de alcanzar un resultado específico.

Kriyā-yoga. Empleo de instrumentos o de medios. Forma práctica de la filosofía Yoga. [Yoga de la via de la purificación que comprende: 1. Tapas (ascesis). 2.  Svādhyāya (étude des textes sacrés). 3. Ishvara-pranidhāna (Consagrarse a Ishvara, en el sentido de entrega o abandono a Dios)] [“Acto”es un término comodo que, a defecto de un vocablo apropiado, cubre los matices variados de vimarsha y de spanda. “Actividad” conviene mejor al sentido de la palabra kriya, que significa la realización de una acción que perdura, que tiene ciertos efectos y que comporta una cierta potencialidad, mientras que “acto” obra en el instante presente. La escuela Trika distingue tres niveles de experiencia: el sujeto del conocimiento en su “acto” de voluntad o intención (iccha), el conocimiento (jñana) en el cual domina la energía cognitiva que concierne a una “actividad” que perdura y el objeto conocido, sobre el cual se ejerce la “actividad” (kriyā) del conocimiento.]

Kṣobha (क्षोभ kṣobha m) Agitación, temblor, turbulencia, efervescencia, inquietud. Torrente, fuerte corriente de agua o de energía. V. Śaktikṣobha

Kula (कुल, kula, n) Literalmente kula significa familia, tropa, enjambre, multitud, cantidad, conjunto, comunidad, etc.  Es un término importante de la metafísica tántrica que designa la energía de los diversos niveles del universo manifestado. En cada una de sus instancias, kula es una contracción (saṃkoca) de la totalidad, de manera tal que cada una de esas constricciones sea una forma contraída del universo, que subyace en la totalidad como unidad abstracta y trascendente, llamada “akula”. En tanto que conjunto, Kula tiene diversos sentidos: cuerpos, órganos sensoriales, alientos y energías. En este último sentido, kula también designa al “señor” de la energía, Śiva, como energía divina y omnipotente.
Al sustrato de la manifestación (akula) se lo considera como consciencia suprema (cit, idéntica a akula). Esta conciencia suprema es el principio último, siempre presente como sustrato en cada objeto externo, ya sea denso (físico), sutil (mental) o supremo (en relación con el cuerpo causal o alma). Así mundo externo, el cuerpo, la mente y el alma se consideran partes afines del todo y concreción de la conciencia suprema. Desde esta perspectiva, kula es la totalidad de la manifestación, tanto sea en forma densa, como sutil y suprema. Incluso si cit, la consciencia suprema, no participa directamente en el proceso de manifestación (ya que se dice que es no está manifiesta), siempre está presente en todas y en cada una las facetas posibles de la manifestación. Por lo tanto, se dice que es la causa sustancial de la manifestación (manifestación está hecho de cit, “como las jarras son de barro”) y también la causa eficiente ( “como el alfarero es la causa eficiente de la actividad de hacer jarras”) .
Pero cuando Śiva se manifiesta en el cuerpo humano, kula es solamente la energía del cuerpo y de sus órganos, particularmente la energía sexual (kulāveśa) como forma ascendente de la kuṇḍalinī. En este ultimo sentido, kula (energía o kuṇḍalinī) es la toma de consciencia (vimarśa) y bindu (en tanto que energía animando el cosmos). Kula-bindu designa entonces la unión de Śiva y Śakti.
Un concepto estrechamente relacionado es el de kaulika, la fuerza vinculante del kula. El término significa literalmente “perteneciente o surgido en kula”. Kaulika es otro nombre de Śakti, la energía espiritual tal como se describe en el śaivismo de Cachemira, que es paradójica, puesto que crea el universo con toda su diversidad y que al mismo tiempo sigue siendo idéntica a Śiva, la trascendencia absoluta. Por lo tanto, kaulika es una energía del espíritu y de la materia. Uniendo los dos, kaulika crea el camino de la evolución de la conciencia del ego al espíritu.
La manifestación de kaulika procede de lo absoluto (anuttara) en el proceso de la creación cósmica o emanación universal (mahasṛṣṭi). Por lo tanto kaulika no debe ser visto como una mera energía, o simplemente una relación entre la materia y el espíritu, sino también idéntico a lo absoluto. Incluso, si esta energía es el aspecto dinámico de lo absoluto, no ocupa un lugar inferior a Śiva, sino que es su consorte divina e inseparable Śakti.

Kulāveśa (कुलावेश kulāveśa m) Absorción en la energía sexual pura, provocada por la simple evocación imaginaria de un acto sexual. Kulāveśa y śaktikṣobha son las dos formas que toma la energía sexual en el yoga tántrico. (dhāranas 46 y 47 del Vijñāna Bhairava).

Kulayāga- (m) [Kula- (n) Ecole tantrique traditionnelle. + Yāga- (m) Sacrifice, oblation. Rite d’oblation.] Sacrificio u oblacion ritual de la escuela Kula o Kaula. Corresponde al rito de Sacrifice ésotérique du Kaula. Corresponde al rito Kramacaryā de la escuela Krama. En todo rito, la oblación es un acto de sacrificio, de ofrenda. En la escuela Kula el acto sexual con fines rituales es considerado como una ofrenda y es efectuado como una unión con la divinidad. La energía sexual se une y se identifica con el impulso eficiente (udyama) místico para alcanzar la consciencia absoluta.

Kumbhaka (कुम्भक, lit. pequeño cántaro o jarra, kumbhaka, m) Ejercicio prescrito por el Rāja Yoga y el Haṭha Yoga que consiste en retener en el interior del cuerpo el aire respirado entre la inspiración (pûraka) y la expiración (recaka) e inversamente, entre la expiración y la inspiración (bāhya-kumbhaka). Esta interrupción de la respiración se practica de una manera metódica con el prānāyāma pero también se presenta espontáneamente en ejercicios espirituales y místicos:
 (a) con ejercicios de prānāyāma, por la concentración, se obtiene una interrupción artificial de la respiración. Uno de los ejercicios de prānāyāma más conocido es nadī  shodhana (purificación de los nadīs) con la respiración alternada.
(b) con ejercicios espirituales, preocupándose lo menos posible de la respiración, orientando completamente el pensamiento hacia el objeto de la meditación (pratyaya) y concentrándolo en él. Ello permite obtener un grado tal de compenetración con ese objeto que la respiración se interrumpe por ella misma. Estos dos métodos permiten practicar kumbhaka de manera natural y sin riesgos, permitiendo enriquecer el cuerpo de prāna y darle más vitalidad.

Kuṇḍalinī (कुण्डलिनी, kuṇḍalinī, f) Literalmente: serpiente, energía o fuerza de la serpiente. Fuerza espiritual llamada así porque se dice que ella duerme enroscada como una serpiente adormecida en la base de la columna vertebral de todo ser humano. Si se la despierta, ella sube de cakra en cakra a partir del cakra inferior (mūladhāra) manifestándose bajo la forma de diversas experiencias psíquicas, descubrimientos espirituales y visiones místicas. Según la literatura del yoga tántrico y del Haṭha Yoga, existen múltiples centros de energía sutil (cakras) en el cuerpo humano, y algunos de ellos marcan la ascensión de la energía espiritual, la realización y liberación del hombre. Se mencionan generalmente siete cakras principales: mūlādhāra, svādhishthāna, anāhata, manipūra, vishuddha, ājña y sahasrāra). La energía kuṇḍalinī, identificada como Śakti, sube de centro en centro desde la base de la columna vertebral hasta la cima de la cabeza donde se encuentra con Śiva en el séptimo cakra, sahasrāra, loto de mil pétalos, de un blanco brillante como un relámpago. Es allí que la energía espiritual despliega toda su fuerza, esplendor y libertad en la iluminación del samādhi.
[[“La kuṇḍalinī, es la que sostiene el cuerpo, que es el soporte de toda la práctica yoga. Ella se abre como una puerta con llave, de igual modo el yogui ha de abrir la puerta de la liberación (moksa) con el auxilio de la kuṇḍalinī (la enroscada); […] La fuerza sexual es uno los poderes que utiliza. Pero, en vez de hacerla descender con el burdo fluido seminal, se conserva como energía sutil, y se eleva hasta Śiva junto con el prāṇa. Así se transforma en fuente de vida espiritual en vez de convertirse en una de las causas de la muerte física. Con la extinción del deseo sexual, la mente se libera de su atadura más poderosa.” Arthur Avalon (Sir John Woodroffe), El Poder Serpentino, Sat-cakra-nirūpaṇa, Ed. Kier, Buenos Aires, 1979, pág. 165]

Index glossaire
Lexique Sanskrit
Home