Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
lughnasadh
1° de agosto (H. Norte)
1° de febrero (H. Sud)
 
N° de visitas:2347660
N° de visitas de hoy:721
N° de conectados:15
 
 
Yoga y Tantrismo
aum
La Filosofía hinduísta
Los darśanas ortodoxos
Filosofia vedânta
Filosofia Samkhya
Bhagavad Gita
Historia del Yoga
El Yoga clásico
Diversos Yogas
Filosofía tántrica
Trika
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
El Hatha Yoga Pradipika
Los chakras y los nadis
El pranayama
• Los maestros modernos
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos samkhya y clásicos
Textos tántricos
Textos Hatha Yoga
glosario yoga
 
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
Bardo Thödol actualmente
Yama, señor de la muerte.
 
Publicidad:

La respiración y el prāṇāyāma

La respiración alternada

“Fuera de sushumnā hay dos nadīs, el pálido idā o Sasí (Luna) y el rojo Pingalá o Mihira (Sol), que están conectados con la respiración alternada de la fosa nasal derecha a la izquierda y viceversa.” (1)

El predominio de la energía aportada por los nadīs idā o pingalā está directamente relacionado con el flujo de la respiración en las fosas nasales. Cuando el flujo de la respiración es más fuerte en la fosa nasal izquierda, significa que idā es predominante y cuando el flujo es más fuerte en la fosa nasal derecha, predomina pingalā. Si uno está inactivo, el flujo en la fosa nasal izquierda será más fuerte y cuando uno está en actividad, será más fuerte en la fosa nasal derecha. Cuando sushumnā está activo, la respiración fluye a través de ambas fosas nasales simultáneamente y todo el cerebro está activo. La energía fluye en sushumnā después de la práctica de prānāyāma, la oración y la meditación. Idā sólo concierne a la mitad derecha del cerebro y pingalā a la izquierda y su actividad puede regularse con prānāyāma.

“Los hindúes saben de antiguo que la respiración se efectúa, a través de una fosa nasal por un lapso, y luego a través de la otra. En el prānāyāma se cierra una fosa nasal para efectuar el cambio de respiración. Pero el Yoguí diestro puede cambiar su respiración a voluntad sin cerrar una fosa nasal con sus dedos. En el momento de la muerte, la respiración es a través de ambas fosas nasales al mismo tiempo”(2)

Los yoguis han llegado, con técnicas de respiración, a regular el flujo de idā y pingalā con el fin de intensificar las experiencias del cuerpo pránico (prānamaya-kośa) y del cuerpo mental (manomaya-kośa). La energía en el nadī sushumnā representa el equilibrio de los opuestos en todos los niveles. Cuando la energía fluye en el sushumnā, surgen sentimientos de estabilidad y estados de ánimo meditativos. En ciertos casos, pueden ser experimentados nuevos estados de conciencia relativos a los cuerpos superiores (vijñāna-kośa y ānandamaya-kośa). Por otra parte, es muy interesante observar los cambios de corrientes pránicas durante el acto sexual; éstos son ejercicios que suelen practicar ciertos adeptos al yoga tántrico.

El control de la respiración. El prāṇāyāma

El prāṇāyāma (प्राणायाम) es la disciplina del aliento durante la respiración, con objeto de controlar el prānā, la energía vital universal. Los ejercicios de prānāyāma son una parte esencial en la práctica del yoga. Tradicionalmente existen por lo menos cuatro etapas en la práctica del prāṇāyāma. (1) puraka o inhalación, (2) rechaka o la exhalación, y (3) kumbhaka o la pausa de la respiración. Hay dos formas de kumbhaka, la retención de la respiración después de la inhalación y la pausa de la respiración después de la exhalación. La sucesión de estas partes forman un ciclo de respiración, aunque cada una de ellas pueda tener una duración diferente. Los principiantes deben comenzar con una sucesión simple con proporciones de 1::1::1, por ejemplo, de 4 segundos de inhalación, 4 segundos retención de la respiración con los pulmones llenos y 4 segundos de exhalación. Se puede añadir, una pausa de 4 segundos después de la exhalación con los pulmones vacios, haciendo un ciclo de 1::1::1::1. Cuando se avanza en la práctica se puede trabajar con un ciclo, por ejemplo, de 1::2::1 o de 1::2::1::1 y, finalmente de 1::4::2::1.

El prāṇāyāma corresponde al cuarto miembro (ańga) de los Yoga Sūtra de Patañjali y es un paso considerado necesario para la evolución espiritual. En el Yoga tántrico y en Hatha yoga, las técnicas de prānāyāma son utilizadas para dirigir las energías sutiles del cuerpo y producir un aumento de vitalidad, una etapa previa para abordar los más altos niveles espirituales, la unificación con Bhahman. Uno de los ejercicios clásicos de prāṇāyāma es el nadī śodhana, la purificación de los nadīs por medio de la respiración alternada.

Bloqueos en los nadīs

Ciertos bloqueos sutiles en los nadīs pueden ser causados por las ondas de energía de ciertas enfermedades, por las tensiones, por formas mentales inconscientes y subconscientes, por pensamientos negativos proveniente de los gunas tamas y rajas. Estos bloqueos son tan sutiles como los nadīs y a menudo se manifiestan como malestares o enfermedades en el cuerpo físico (annamaya-kośa). Las áreas afectadas por esos bloqueos se debilitan debido al agotamiento del prāna en los nadīs y en los chakras de las zonas concernidas. Todas las prácticas de yoga purifican los nadīs, pero el prāṇāyāma es la técnica principal. El prāṇāyāma purifica a nivel pránico, y sus efectos se reflejan también en el nivel físico (annamaya-kośa) y mental (manomaya-kośa) . Incluso si uno no es consciente de tales bloqueos, la práctica regular de prāṇāyāma clarifica el sistema de nadīs y chakras disolviendo las obstrucciones y  haciendo que la energía pránica fluya libremente.

(1) (2) Arthur Avalon (Sir John Woodroffe), El Poder Serpentino, Ed. Kier, Buenos Aires, 1979, pág. 89

Los ciclos de la respiración alternada

Se puede percibir fácilmente que habitualmente respiramos más por una fosa nasal que por la otra. Las proporciones son variables. Salvo en caso de obstrucción de una fosa nasal, nunca se respira 0% por una fosa nasal y 100% por la otra, sino que oscila entre 20 a 40 % de un lado y 80 a 60%, del otro. Ello corresponde a un ciclo que puede ir de una hora a dos horas, que se respira más de la fosa nasal izquierda, por ejemplo. En seguida, or un corto tiempo las dos fosas nasales se equilibran y después se aumenta el flujo de aire por la fosa nasal derecha igualmente por una o dos horas. Así, se debe tener una respiración cíclica que va de una fosa nasal a otra e idealmente este ciclo tendría que tener periodos equilibrados que se suceden los unos a los otros.

Como se ha visto, el aliento del lado izquierdo y del cuerpo representan el lado lunar (nadi idā), femenino, pasivo, frío, apacible, calmo, la noche. Psíquicamente representa la interioridad, la inmovilidad, el repliegue, el reposo, etc. El lado derecho es el lado solar (nadi pingala), masculino, caliente, activo, exterior, inquieto, emprendedor, etc.

Cuando una u otra fosa nasal deja pasar más de aire que la otra, favorece y desarrolla las cualidades que le son propias y que corresponden a su tendencia lunar o solar, depende de cuál de ellas sea. En ciertos momentos del día o la noche, tendríamos que respirar más por una fosa nasal que por la otra. Por la noche, cuando nos acostamos para dormir, el aire tendría que fluir más intensamente por fosa nasal izquierda que por la derecha, y al despertarnos eso tendría que ser lo contrario, fluir más por la derecha que por la izquierda.

Tendríamos que conocer cuantos minutos dura nuestro ciclo personal. Si dura 70 minutos por una fosa nasal, deberíamos ver que la respiración cambia a la otra fosa nasal todos los 70 minutos. Eso constituye un ciclo de una fosa nasal para nuestra respiración personal. Los ciclos deben ser alternados y no continuar por la misma fosa nasal durante 140 minutos, en el caso de nuestro ejemplo. Si una fosa nasal funciona durante 2, 3 o más ciclos sin cambiar, eso significa que el equilibrio energético está perturbado y que en consecuencia habrá disfuncionamientos físicos y psíquicos.

El fluido del aliento es reflejo de lo que sucede con nuestras energías interiores y a la vez es el medio para modificarlas, equilibrarlas y armonizarlas. Es esencial para la salud que los ciclos respiratorios sean equilibrados. La respiración alternada permite reequilibrar los ciclos y mantener el orden. La experiencia nos dice que los trastornos físicos, energéticos y psíquicos comienzan por una alteración del proceso de los ciclos de la respiración alternada. Cuando se nuestro ciclo está perturbado es una advertencia de que una enfermedad o que algún malestar está preparándose, que nuestro cuerpo físico o que nuestra psiquis está en un estado vulnerable. Eso puede explicar una fatiga repentina o un estado depresivo, físico o mental.

Práctica básica del prāṇāyāma : el nadī śodhana