Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
La Videncia y las Mancias
Magia natural y Wicca
El Fedro de Platón
Adivinacion en la historia
Las artes adivinatorias
Jung y la sincronicidad
Coincidencias significativas
Contradicción del oráculo
Contacto
 
Litha
21 de junio (H. Norte)
21 de diciembre (H. Sud)
 
N° de visitas: 3512574
N° de visitas de hoy: 1000
N° de conectados: 19
Filosofía y Esoterismo
Minerva
Filosofía y Conciencia
Esoterismo y Gnosticismo
La condición humana
El Fedro de Platón
La adivinacion en Roma
Marcus T. Cicerón
Los sacerdotes romanos
Renée Descartes
Gottfried Leibniz
La crítica de Kant
Jung y la sincronicidad
Coincidencias significativas
El Bosón de Higgs
Uroboros y bosón de Higgs
Fenomenologia
Shivaismo no-dualista
Yoga y Tantrismo
Filosofía tántrica
Trika
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
El Hatha Yoga
Los chakras y los nadis
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
El Bardo en nuestro tiempo
 
Publicidad:

Cicerón, la adivinación natural y artificial

Marcus T. Cicerón distingue la videncia de las mancias

En Roma, Marcus T. Cicerón (Arpinium, Italia, 106 - Gaete, 43 a.C.) hombre de estado de la República y abogado brillante, fue uno de los principales filósofos romanos. Siguiendo con el tema del Fedro de Platón, donde Sócrates describe el delirio profético y los medios de cómo él se manifiesta, distingue por boca de Quintus las dos formas de adivinación: la videncia y la mantica [1], que se diferencian entre sí por los medios que utilizan en la prospección del futuro: la videncia es llamada natural e intuitiva y la mantica es artificial, inductiva y técnica, utilizando el soporte del análisis de las entrañas de animales, del vuelo de los pájaros, de la astrología, etc. En el comienzo de De Divinatione, Cicerón pinta un cuadro bien acabado de las prácticas divinatorias de la época (alrededor del año 45 a.C.):

Ciceron “Es una vieja creencia, sostenida ya desde los tiempos de los héroes y ratificada, además, por el asentimiento del pueblo romano y de todas las gentes, la de que hay entre los seres humanos una especie de poder adivinatorio al que los griegos llaman mantike (μαντική en griego), esto es, la capacidad de intuir y de llegar a saber lo que va a pasar. Se trata de una capacidad extraordinaria y salvadora, caso de existir, en virtud de la cual la naturaleza mortal podría acercarse en muy gran medida a la condición de los dioses. Y, de la misma manera que, en otros muchos casos, nosotros hemos sabido derivar palabras mejor que los griegos, así nuestros antepasados derivaron de ‘deidades’ su denominación para esta capacidad tan notoria, mientras que los griegos, según interpreta Platón, lo hicieron de delirio. (furor) (2) Desde luego, no encuentro pueblo alguno — por muy formado y docto, o muy salvaje y muy bárbaro que sea que no estime que el futuro puede manifestarse a través de signos, así como ser captado y predicho por parte de algunas personas”

La adivinación natural

En el diálogo De divinatione, Cicerón le hace decir a Quintus con respecto a la adivinación natural :

“… estoy de acuerdo con quienes han dicho que hay dos tipos de adivinación, uno basado en el aprendizaje y otro que prescinde de él. Y es que hay aprendizaje en quienes, una vez han conocido los hechos pasados a través de la observación, indagan en los nuevos a través de una interpretación. Pero prescinden del aprendizaje quienes no intuyen el futuro a través del razonamiento y la interpretación, observando y anotando los signos, sino a través de una especie de turbación del espíritu, o de un impulso desinhibido y espontáneo, cosa que a menudo les acontece a los que sueñan, y, de vez en cuando, a quienes vaticinan bajo los efectos del delirio, como el beocio Bacis, el cretense Epiménides o la Sibila de Entras.” (3)

La adivinación artificial

Y con respecto a la adivinación artificial, Ciceron escribió lo siguiente:

“Ahora bien, los tipos de adivinación que se explican mediante una interpretación, o bien mediante la constatación y anotación de aquello que sucede, no se llaman ‘naturales’, sino ‘artificiales’, como dije más arriba; dentro de este tipo se hallan incluidos los arúspices, los augures y los pronosticadores.” (4)

A la búsqueda del presagio

Las dos formas de adivinación, la artificial o inductiva y la natural o inspirada conciernen al conocimiento. Se busca el descubrimiento de un secreto del destino, el resultado de una acción, el desenlace de un evento, etc. En todo caso, lo que se busca no es algo que siga necesariamente una serie causa-efecto, sino más bien algo contingente y que está en ciernes: el presagio. Y según Cicerón, esa capacidad de presentir nos viene del exterior, ha sido puesta en nosotros por los dioses.

“Es en el espíritu donde reside la capacidad de presagiar, la cual se infunde desde el exterior y se recibe por voluntad divina. Si esta capacidad llega a prender con mayor viveza, se llama ‘delirio’, cuando el espíritu, una vez desligado del cuerpo, cae en trance bajo la instigación divina.” (5)

1. Ciceron, De divinatione, 1,1
2. delirio, furor, μανία en griego. Cicerón explica el origen de la palabra divinatio en el concepto de “lo divino”, que abarca todo lo relacionado con los dioses. Es el mismo concepto del que habla Platón en el Fedro.
3. De divinatione, 1, 34
4. De divinatione, 1, 72
5. De divinatione, 1, 35