Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
samhain
1° de noviembre (H. Norte)
1° de mayo (H. Sud)
 
N° de visitas:2456344
N° de visitas de hoy:456
N° de conectados:17
 
 
Index
 
zodiaco
 
Las artes adivinatorias
La Videncia y las Mancias
Adivinacion en la historia
Predicciones y augurios
Jung y la sincronicidad
 
Contradicción del oráculo
Coincidencias significativas
El Bosón de Higgs
Uroboros y bosón de Higgs
El Tarot oracular
La Cábala
El alfabeto hebreo
La Numerología
El I Ching. El Yin-Yang
Las Runas, oráculo vikingo
La magia natural, Wicca
Astrología y Horoscopos
El Budismo Tibetano
 
Samhain y Halloween
Yule. Noche de las madres
Imbolc y Santa Brígida
Ostara. La primavera
Beltane, fiesta del fuego
Litha. Solsticio de verano
Lughnasadh
Mabon
 
Publicidad:

La adivinacion y la videncia por Internet

La práctica de las artes adivinatorias actualmente

Las personas que creen en los astros, en las predicciones oraculares del I Ching, de las runas, del Tarot y otras artes divinatorias ya no son consideradas como supersticiosos marginales o débiles de espíritu. Más bien por el contrario, son los escépticos irreductibles que pasan por ser racionalistas obtusos y cientificistas cantonados en posiciones obsoletas. No comprender un fenómeno no da ningún derecho de negarlo, pero en fin, todos nos hemos encontrado alguna vez con personas aparentemente inteligentes y de buena fe pero encerradas en prejuicios infranqueables. Pero no vayamos tan de prisa para juzgar a los escépticos. Cada uno tiene sus criterios y sus razones para defender su posición.

Los sitios comerciales de adivinacion en Internet

Con la vulgarización de Internet y el interés creciente por las artes divinatorias, han aparecido en la red numerosos de sitios web comerciales de Videncia, Brujería, Astrología, Tarot y otras “mancias”, pero con frecuencia no todos esos sitios son honestos sino que algunos solo buscan beneficios financieros. En un dominio donde el talento es difícil de demostrar, ciertos falsos profesionales están dispuestos a atrapar al incauto (y al no tan incauto también!) que, afectado por los problemas de la vida, se deja convencer con charlatanerías y otros engaños. En ese estado de cosas es difícil encontrar profesionales serios y la única defensa que tenemos frente a este fenómeno es la prudencia.

Aunque sean raros, los auténticos videntes, los eminentes astrólogos y los hábiles lectores de oráculos existen. Pero es difícil encontrarlos porque están mezclados entre una cantidad de impostores. Obviamente, el fenómeno de la charlatanería no es nuevo, pero se ha incrementado considerablemente por la facilidad de divulgación que permiten los medios actuales y además eso ha sido favorecido por la crisis económica. Señalemos también al pasar que entre los sitios internet comerciales de videncia y adivinación existe una competencia feroz.

El valor de una crítica a la práctica de las artes adivinatorias

Frente a este estado de cosas, si se hace una crítica general y negativa seriamos injustos. Quienes frecuentan esos sitios internet siempre tienen sus preferencias, sus afinidades y sus repulsiones. Pero francamente, reconozcamos que un breve paseo por la infinidad de sitios internet dedicados a las artes divinatorias, a la astrología y a la adivinación, con sus publicidades alborotadas y engañosas, nos da un “a priori” fastidioso y decepcionante.videnteLos servicios ofrecidos, las videncias “infalibles”, pasando por hechizos y brujería, con tarifas elevadas y con los posibles riesgos que los acompañan, nos incitan a ser severos hasta con los más inofensivos. Y nos apresuramos a condenar también al vidente no tan malo que se resigna a “romper un hechizo” porque se da cuenta que ese es el único medio a su alcance de calmar una neurosis obsesional o una histeria incipiente.

La ética de los sitios comerciales

¿Dónde podemos situarnos cuando de buena fe creemos en las artes divinatorias? ¿Estamos obligados a sospechar de todo aquél que las practica profesionalmente o no, para refugiarnos en un escepticismo irreducible? No, ciertamente. Solamente sepamos discernir con seriedad y seamos prudentes; eso nos ayudará sin duda a distinguir lo falso de lo verdadero y también a exigir una deontología irreprochable en la práctica profesional, y con más razón, si eso se hace por dinero y por internet. Cualquiera sea el método de lectura de la buenaventura exige la observancia de una serie de reglas donde la honestidad y la buena fe son necesarias pero no suficientes. Es en la comprobación de la veracidad de las predicciones que debe situarse el valor y la justificación de los honorarios demandados. Nos parece que es una mínima exigencia ética.

A la busqueda de un(a) buen(a) vidente

Si se busca un buen vidente hay que dejarse guiar más bien por la reputación que tiene y no por la publicidad que hace. Hay publicidades muy hábiles e ingeniosas que están previstas justamente para atraer clientes y que aprovechan de la situación frágil de la persona que tiene problemas, Una persona fragilizada por problemas (financieros, afectivos, de salud, metafísicos, etc) es susceptible de caer en manos de alguien que aproveche de su debilidad para venderle sus servicios sean buenos o malos. Las sectas actúan de la misma manera.

Encontrar un buen vidente no es una tarea fácil y se ha hecho todavía más difícil con la enorme oferta de servicios de todas clases en Internet. Es suficiente surfear un poco para darse cuenta que estamos en una jungla enmarañada donde ciertamente se puede encontrar un buen vidente o un buen tarot pero también una gran cantidad de impostores. Los “equipos” de videntes en general son a evitar. En este caso se trata simplemente de una empresa comercial con un estándar telefónico donde las cuestiones se resuelven en serie y de una manera industrial. Hay que tener mucho cuidado con los débitos en las tarjetas de crédito y en la factura del teléfono !!

Deontología de los adivinos, astrólogos y lectores de buenaventura