Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
lughnasadh
1° de agosto (H. Norte)
1° de febrero (H. Sud)
 
N° de visitas:2344743
N° de visitas de hoy:1538
N° de conectados:22
 
 
La Cábala
tetragammaton
La Cábala
El origen de la Cábala
El Sefer HaZohar
El Sefer Yetzirah
El Sefer HaBahir
El Sefer Raziel HaMalakh
El Sefer HaRazim
Arbol de los sefirot
Los sefirot
Los sefirot y la evolución
Historia de la escritura
Historia del alfabeto
El alfabeto Hebreo
Los 4 Mundos cabalisticos
Los "mundos" de Atziluth
Las columnas cabalísticas
El Ain Soph Aur
Numeración y Gematría
El Tarot cabalístico
La Gematría en el Tarot
Otros números cabalísticos
 
El Tarot oracular
La Numerología
El I Ching. El Yin-Yang
La magia natural, Wicca
La adivinacion en la historia
Esoterismo y espiritualidad
 
Publicidad:

Los cuatro mundos cabalísticos

Los 4 planos de la creación

cuatro mundos cabalisticosEl concepto cabalístico de los “cuatro mundos” (olanim, singular: olam) permite aprehender la circulación de energías en nuestro mundo físico y los diferentes niveles que lo llevan hasta lo divino. Es un recorrido en dos sentidos: por una parte, muestra el descenso de las energías divinas hacia los planos más inferiores de la creación y por otra parte, indica el ascenso de las energías de todo lo creado hasta lo divino. Los cuatro mundos (olanim) son:
- ATZILUTH: la emanacion la emanación divina (los arquetipos, los conceptos, el mental abstracto)
- BRIAH: la creación (el mental concreto, las formas de pensamiento)
- YETZIRAH: la formación (las emociones, los sentimientos, el plano “astral”)
- ASIAH: la acción (la cristalización, el plano denso y concreto)

Los cuatro mundos (olanim) comprenden cuatro grupos de sefirot del árbol de la Vida:
Atziluth: Kether, Hokmah y Binah, los tres sefirot originarios;
Briah: Chesed, Geburah y Tiphereth, los tres sefirot realmente creadores.
Yetzirah: Netzah, Hod y Yesod los tres sefirot que componen el plano físico sutil (sentimientos)
Asiah: Malkut que constituye el plano físico denso.

Olam Ha'Atziluth, el mundo de la emanación

Atziluth agrupa los sefirot Kether, Hokmah y Binah. Es el mundo (olam) más próximo de la esencia divina (Ain Soph Aur), del gran Todo, del Único. Atziluth es el mundo de lo divino en el que se produce el halito original de la vida. De la misma manera que cada sefira está presente en cada uno de los otros sefirot, cada mundo (olam) está presente en los otros mundos (olanim). Atziluth no solo está presente en Kether, Hokmah y Binah sino igualmente en los otros olanim y en los otros siete sefirot. Así, este mundo o plano siempre evocará el principio de emanación original y sus funciones en la toda la creación y en todas las creaturas del universo. Según la literatura cabalística, el color asociado a este mundo es el blanco, y los aspectos manifiestos en la evolución e involución son los siguientes:
El universo macrocósmico El hombre microcósmico
-El mundo de la naturaleza divina.
-El reino de los arquetipos en el seno del espíritu divino.
-Los aspectos revelados de la divinidad
El espíritu
El inconsciente superior

Olam Ha'Briah, el mundo de la creación

El mundo de la creación (Briah) agrupa los sefirot Chesed, Geburah y Tipheret. Es el mundo que inicia realmente el universo, después de la separación de Daath. Las creaturas de ese mundo son los Arcángeles. Este mundo espiritual y de elevación intelectual está asociado al color azul del cielo. Su elemento alquímico es el Aire, elemento de la elevación espiritual.
El universo macrocósmico El hombre microcósmico
-El nivel de actividad de la creación.
-Las manifestaciones del poder divino, los “arcángeles”.
La consciencia racional y el pensamiento concreto.

Olam Ha'Yetzirah, el mundo de la formación

El mundo de la formación (Yetzirah) agrupa los sefirot Netzah, Hod y Yesod, es el que ve la realización de Malkut del cual es directamente emanado. Las creaturas que habitan este mundo son los ángeles, seres de poder moderado que ejecutan generalmente la voluntad de las entidades superiores, los Arcángeles de Briah. Es la última etapa antes de la formación de la Tierra y de todas las creaturas terrestres. En Yetzirah los sefirot están asociados y aspectados por los planetas astrológicos de nuestro universo geocéntrico, donde la Tierra es posterior a todos los otros cuerpos celestes. Es el mundo de la emoción y de la psiquis. El color asociado a Yetzirah es el violeta y se le atribuye una correspondencia con el elemento alquímico Agua, la fuente que nutre el mundo.
El universo macrocósmico El hombre microcósmico
-El plano o mundo astral.
-Las energías astrales, los coros “angelicales”.
El inconsciente inferior

Olam Ha'Asiah

El mundo de la acción que contiene solamente un sefira, Malkut, el sefira final.  Las creaturas de este mundo son solamente servidores del designio divino. Es el mundo del cuerpo, el más denso, el mundo material. El color asociado es el rojo sangre y corresponde al elemento alquímico Tierra.
El universo macrocósmico El hombre microcósmico
-El universo físico El organismo físico
El sistema nervioso neuro-vegetativo

Correspondencias entre los mundos

Los aspectos macrocósmicos y microcósmicos de cada uno de estos cuatro mundos no pueden ser considerados aisladamente sino que están ligados entre sí y se relacionan en una estricta “correspondencia”. El Hombre es una imagen del Universo, de los mundos que lo forman y de los seres que los habitan. Según la correspondencia de la Cábala con el Tarot de Eliphas Levi  (completada por Oswald Wirth) podemos establecer el cuadro siguiente.

Mundos Atzilut Briah Yetzirah Asiah
Tarot de Marsella Bastos Espadas Copas Oros
Tarot francés Trébol Piques Corazones Diamantes
Elementos alquímicos Fuego Aire Agua Tierra
Animales simbólicos Lion Águila Ángel Toro
Evangelistas Marcos Mateo Juan Lucas
Metales alquímicos Azufre Mercurio Mercurio Sal
Color Blanco Azul Violeta Rojo

Este concepto permite de aprehender simbólicamente la circulación de energías entre nuestro mundo físico y los diferentes planos que llevan hasta la consciencia divina. Esto nos muestra el descenso de las energías desde lo divino hasta nosotros y después el ascenso desde nosotros hacia lo divino.

Esta idea de cuatro mundos que permanecen unidos en partes iguales también ha sido retomada por Sallie Nichols en la descripción del Arcano XI El Mundo, a los cuales ella agrega las cuatro funciones psíquicas del análisis junguiano, la Creatividad, la búsqueda de perfección, el poder emocional y la estabilidad. (*)

(*) ”En la psicología de Jung, el número tres alumbra también al cuatro, resultando de esto una nueva sensación de unidad. Fue Jung quien observó que el hombre nace con cuatro potencias características que le ayudarán a captar las experiencias y derivar de ellas enseñanzas para su provecho. Las llamó las cuatro funciones, pues representan modos característicos de trabajar de la mente o de la psique. A las dos funciones con las cuales captamos el mundo las llamó sensación e intuición y, como estas dos operan de manera espontánea más que racional, las calificó de funciones irracionales. A las otras dos funciones, pensamiento y sentimiento, las llamó racionales, pues son las que describen de qué manera evaluamos y ordenamos nuestra experiencia.” Sallie Nichols, Jung and Tarot: An Archetypal journey, Samuel Weiser, Maine, 1980, pg 109 y pg 309