Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional (*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
Litha
21 de junio (H. Norte)
21 de diciembre (H. Sud)
 
 
 
Yoga y Tantrismo
aum
La Filosofía hinduísta
Los darśanas ortodoxos
Filosofia vedânta
Filosofia Samkhya
Bhagavad Gita
Historia del Yoga
El Yoga clásico
Diversos Yogas
Filosofía tántrica
Trika
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
El Hatha Yoga Pradipika
Los chakras y los nadis
El pranayama
• Los maestros modernos
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos samkhya y clásicos
Textos tántricos
Textos Hatha Yoga
glosario yoga
 
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
Bardo Thödol actualmente
Yama, señor de la muerte.
 
Publicidad:

GLOSARIO YOGA DARSHANA - Letra Y

YamaYama. Dios de la muerte, cuya primera aparición ocurrió en los Vedas en los principios del hinduismo en la India. Él es uno de los más antiguos personajes mitológicos registrados en la historia y de una forma u otra, también se lo ha encontrado también en toda Eurasia. Fue conocido como Yima por los zoroastrianos, Jimmu en las viejas leyenda japonesa, y se lo puede identificar en ciertos caracteres del dios eslavo Ymir, en Noruega.
En el hinduismo, Yama es el dios de la muerte, pero también es un Lokapāla y un Âditya . En el arte se lo representa con la piel oscura, ropa de color rojo y montado sobre un búfalo. Tiene un una cuerda con un lazo en la mano derecha con la que enlaza el alma del cadáver.
En la creencia védica, Yama (gemelo) se refiere al primer mortal que al morir, y después de haber descubierto el camino y las habitudes del otro mundo, es el guía de los muertos . Él es el hijo de Surya (Sol) y hermano gemelo de Yami o Yamunā, tradicionalmente la primera pareja humana en la mitología hindú. Más tarde, fue deificado y adorado como un hijo de Vivasvat y Saranya. Él es uno de los Ashta-Dikpalas, (ocho guardianes de los puntos cardinales) y vigila el Sur. Informa a Shiva, (el destructor, un aspecto de la Trimurti). Tres himnos del Rig Veda (libro 10) se dirigen a él: himnos 10, 14 y 135.
Según los viejos himnos mágicos del Rigveda, los dioses recompensan a los hombres buenos autorizándoles a vivir más allá de la muerte y cerca de ellos bajo el cayado de Yama. Los himnos máa recientes representan a Yama como el primer hombre que encuentra el camino de acceso a las cimas del cielo donde el Sol reina como el príncipe en el reino de los bienaventurados. Para llegar hasta él, el alma debe pasar delante de los dos perros de Yama que son los encargados de vigilar la entrada del Cielo y de dejar entrar en él solamente los “elegidos” (haciendo alusión a un tribunal de los muertos: Vichārabhû) presidido por el mismo Yama. La paloma es la mensajera de la muerte y también es uno de los atributos de Yama, como lo son el lazo o nasa y el garlito, que son los símbolos del miedo que inspira la muerte. Yama también lleva los nombres del “ejecutor” o “rey de la justicia”.

Yama (यम, yama, m) Control de sí mismo, regla, observancia, austeridad, límite, control, etc. Los Yamas son codificados como “las restricciones” en numerosas escrituras tales que los Shandilya y Varuha Upanishads , el Haṭha Yoga Pradipika de Gorakshanatha, el Tirumantiram de Tirumular y los Yoga Sutras de Patanjali, en los cuales los yamas son constituyen el primero de los ocho miembros (aṣṭāṅga) del Raja Yoga. Todos los textos mencionados enumeran diez yamas, con la excepción los Yoga Sūtras de Patañjali, que enumera sólo cinco. (Yoga Sūtras, 2.30 : Ahimsa, Satya, Asteya, Brahmacharya y Aparigraha) Las restricciones indicadas por los yamas comprenden los “deberes”, “controles sobre sí mismo” o “mandamientos” que deben tenerse en cuenta en nuestras relaciones con el mundo externo.
Los diez yamas tradicionales son:
Ahimsa : la abstinencia de toda violencia, la inocuidad, el deber de no causar dolor a cualquier criatura viviente tanto en pensamiento como en palabra u obra en cualquier momento. Este es el Yama “principal”. Los otros nueve están para apoyar su realización.
Satya : la veracidad de la palabra y del pensamiento, que debe conformarse con los hechos.
Asteya : no robar, no codiciar,  no envidiar. Evitar endeudarse.
Brahmacharya: conducta divina, la continencia. El celibato cuando se es soltero y la fidelidad en el casamiento o en la pareja.
Kshama: la paciencia, el tiempo de la liberación que debe regir en el ahora.
Dhriti: constancia, la perseverancia, la superación de las dudas,  el miedo y la indecisión, llevando cada tarea hasta su finalización.
Daya: la compasión, evitando los sentimientos insensibles y rehusando la crueldad con todos los seres vivientes.
Arjava: la honestidad, la sinceridad, renunciando al engaño y a la maldad.
Mitahara: dominar y moderar el apetito, no comer ni demasiado ni poco, evitando en lo posible el consumo de carnes, pescados, mariscos, aves de corral y los huevos.
Śauca: la pureza, evitando toda impureza del cuerpo, la mente y el habla. (Nota: en los Yoga Sutras de Patanjali, Śauca es el primero de los Niyamas)

shri yantra

Yantra. Literalmente “soporte, instrumento”. Diagrama místico utilizado como símbolo de lo divino, de sus poderes y de sus aspectos. La parte de los Vedas dedicada a la acción, está consagrada a los sacrificios, a los ritos y a las ceremonias de exorcismo. Los yantras también revelan conceptos doctrinales sobre los aspectos del mundo y sobre la manera de alcanzar la conciencia absoluta de sí. Para facilitar la ejecución de estos ejercicios ceremoniales y orientar la meditación, se desarrollaron tardíamente las figuras llamadas “yantras” (o mandalas). En tanto que soporte visual de la meditación, como un mantra es un soporte vocal, el yantra es un instrumento compuesto de figuras geométricas que vinculan los contenidos conscientes por su significación (puntos, triángulos, círculos, cuadrados, flor de loto) interpelando al inconsciente.

  • Punto (bindu), centro o lugar de la creación, energía
  • Triángulo equilátero vértice hacia abajo (Śakti-kona), aspecto femenino, el agua.
  • Triángulo equilátero vértice hacia arriba (Śiva-kona), aspecto masculino, el fuego
  • El círculo (chakra) representa el aire
  • El cuadrado (Bhur) representa la tierra
  • La flor de Loto (Padma) significa la pureza
El yantra está inscripto en una estructura generalmente cuadrada que representa la substancia  en la cual se manifiesta el sonido, el éter o ākāshā. Uno de los yantras más famosos es el Shrī yantra.

Yoga (योग yoga m) Literalmente “yoga” significa vehículo, enganche o tiro” de los bueyes o caballos, (derivando del verbo sanscrito YUG-, tirar una carreta o un vagón, arrastrar). En sentido figurado significa contacto, unión, concentración del espíritu. Se puede decir que el Yoga es la búsqueda de un nexo o de un enlace con el absoluto. Es el concepto análogo de la palabra latina “religare”, ligar, del que deriva la palabra “religión”.
En su forma original el Yoga es una de las seis vías (ṣaḍdarśana) ortodoxas (āstika) de la Filosofía védica hindú, se denomina Raja-Yoga, el camino de la “real” de la liberación y tiene como texto básico los Yoga-Sūtra de Patañjali. Los otros cinco  darśanas ortodoxos son: el Sāṇkhya, el Nyāya, el Vaiśeṣika, la Mīmāṃsā (Pūrva-mīmāṃsā) y el Vedānta (Uttara-mīmāṃsā). Todas estas seis vías tienen por meta la libertad entendida como la fusión del espíritu con la consciencia absoluta o Dios y concebida como una liberación (mokṣa) del ciclo de renacimientos (saṃsāra). Todos los darśanas ocupan un lugar propio en la Bhagavad-gītā, el poema épico por excelencia de la India. La Filosofía Yoga fue influenciada por el Budismo (como también lo fueron, por otro lado, los otros cinco darśanas). El Yoga, se fundamenta en los conceptos básicos del Sāṇkhya pero lo trasciende con la noción de Iśvara para convertirse en una versión teísta del primero.
El Rāja-Yoga comprende una serie de prácticas físicas y morales que están codificadas de una manera precisa en los Yogasūtra de Patañjali, ordenadas en 8 pasos o miembros (aṣṭāṅga yoga) que conducen metódicamente a la realización y a la liberación del hombre, concebida como una fusión del espíritu individual con el Ser universal e infinito.
Actualmente cuando se habla del “Yoga” se evoca por lo general al Haṭha-Yoga, que es una asociación de posturas físicas (āsanas) y del control de la respiración (prāṇāyāma). Pero ellas son sólo etapas preparatorias para los niveles superiores del Yoga. También existen otras formas populares de Yoga como el Karma-Yoga (Yoga de la acción desinteresada), el Kuṇḍalinī-Yoga (una forma de Yoga tántrico fundado sobre el control y el dominio de la energía), el Bhakti-Yoga (Yoga místico y espiritual), el Jñana-Yoga (via del conocimiento metafísico), etc. En 1983, con la llegada a Occidente de Swami Vivekananda, se despertó un fuerte interés por el pensamiento transcendental del Yoga y numerosos “maestros” o “gurús” continuaron la enseñanza del Yoga. Swami Vivekananda no preconizó el dogmatismo sino que incitó a la práctica espiritual invitando a cada uno a seguir su propio camino, dependiendo de su personalidad y de sus tendencias. Quien sigue el camino del Yoga es llamado un Yogi, si es un hombre y una Yogini, para una mujer.

Yoga-Nidrā. El “yoga del sueño”, (nidrā = sueño) es un estado en el cual el cuerpo da la impresión de dormir tal es el estado de distensión. El yogui tiene una consciencia clara, pero sin la perturbación de los vrittis, puesto que se ha liberado de todo deseo y de todo objeto de distracción.

Yoni (योनि, yoni, m) Literalmente significa lugar, origen, fuente. Designa al órgano genital femenino (vulva o matriz), símbolo de la energía femenina Śakti. Frecuentemente representado como un triángulo con el vértice hacia abajo, representando el triangulo pubiano. Asociado naturalmente con su complemento, el lingam, órgano sexual masculino y su simbología fálica, puesto que ambos remiten principios primordiales masculino-femenino (Śiva-Śakti) del universo. En el haṭhayoga (particularmente en la śiva saṃhitā) el yoni también se refiere a la zona perineal, entre el sexo y el ano.

Index glossaire
Lexique Sanskrit
Home