Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional (*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
 
 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
joyful_yule
21-22 de diciembre (H. Norte)
21-22 de junio (H. Sud)
 
 
Yoga y Tantrismo
aum
La Filosofía hinduísta
Los darśanas ortodoxos
Filosofia vedânta
Filosofia Samkhya
Historia del Yoga
El Yoga clásico
Diversos Yogas
Filosofía tántrica
Trika
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
El Hatha Yoga
Los chakras y los nadis
El pranayama
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos
• El Bhagavad Gita
El Bhagavad Gita
Textos samkhya
Yoga sutras de Patañjali
Textos tántricos
Textos Hatha Yoga
glosario yoga
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
Bardo Thödol actualmente
Yama, señor de la muerte.
Publicidad:

Māyā y los kañcukas, Kāla, Niyati, Rāga, Vidyā y Kalā

ARTHUR AVALON,
La Doctrine du Mantra, Éditions Orientales,
Paris, 1979. Chapitre XV, Les Kañcucas, Págs. 126-133

Los seis kañcukas incluyendo Māyā, que puede ser considerado como la raíz de los otros cinco, son : Kāla, Niyati, Rāga, Vidyā, Kalā. El término kañcuka significa vaina o forro. Los mismos tattvas son llamados también contracciones (saṃkoca), puesto que la creación es la forma contraída (Samkucadrūpā) de la Śakti infinita. Es preciso observar que Māyā, Kāla y Niyati ocupan en la filosofía del Pāñcarātra-Āgama el mismo lugar que tienen los kañcukas en el sistema Śaiva­Śakta. Según Otto Schrader (1) los seis kañcukas son una elaboración de una teoría anterior donde los tres poderes de limitación (saṃkoca) de la consciencia son Māyā, Kāla, Niyati. La misma idea se expresa señalando a estos poderes como limitaciones por las cuales el Ātma, bajo la forma de un experimentador finito, está desprovisto de ciertos atributos específicos que ha poseído en tanto que Experiencia Perfecta. Cuando la conciencia toca el mundo real se somete a los kañcukas y deviene experiencia impura, finita y terrestre donde el sujeto y el objeto son diferentes. Esta experiencia se muestra como la inversión, por la contracción y la negación de Śakti, de la Experiencia Perfecta que procede del aspecto Śiva-Śakti tattva.

Mâya

Mientras que la Conciencia Infinita retiene todavía su aspecto sin forma (svarūpa) es semejante a Śakti, reducida a un grado constituyente de nuestra experiencia en el plano material. El proceso puede ser representado como un triángulo invertido figurando el Yoni o Śakti, en el cual se sitúan los tattvas puros, y que permanece en la punta de un triangulo erigido sobre su base. El punto de intersección es Māyā de la que procede el segundo triángulo donde se sitúan los tattvas impuros constituyendo la experiencia terrestre.

Visto en las aguas de Māyā todo esta invertido. A través de la acción de Māyā y de los kañkukas, Śakti adopta la forma grosera y contraída de Prakṛti-tattva que, en asociación con Puruṣa-tattva es Haṃsa. Śiva y Śakti son el pájaro Haṃsa, representando la evolución y que, fuera del espacio y del tiempo, es HAM (masculino, Śiva, Pūm o Puruṣa) y SAH (femenino, Śakti, Prakṛti). Este dvandva Haṃsa es, en su forma grosera, el universo. Puruṣa es el Ātma envuelto por los kañcukas, que son las contracciones de la conciencia y de sus poderes. Māyā es la raíz y la causa de todas las limitaciones de los poderes (vibhava) de la conciencia (Ātmā), puesto que Māyā es el sentido de la diferencia (Bheda-buddhi) presente entre todas las personas y entre todas las cosas. Como dice el Svacchanda-Tantra,  cada uno de los innumerables puruṣas crea su propio universo bajo la influencia de Māyā.

Los kañcukas son así los límites del Supremo bajo la forma de Śakti. Lo que era eternidad, porque no estaba limitado ni por el tiempo ni por el espacio, ahora es limitado (Pariccheda), ordenado y es el factor de aparición y desaparición (es decir de vida y muerte).

Kâla

En el TattvaSaṃdoha (v.II), la acción del poder limitativo del tiempo (Kāla) es definida así: « La Śakti bajo la forma de eternidad (Nityatā) descendiendo y produciendo una acción fenomenal de aparición y desaparición, tiene siempre una acción reglada en la que se cumple la función de división o delimitación (Pariccheda) y debe ser comprendida en la forma de Kāla-tattvaKāla es el poder que activa y hace madurar las cosas. No es en sí mismo un tiempo subjetivo o empírico, sino más bien lo que origina el tiempo de los fenómenos. Es el tiempo trascendente y causal, sin divisiones (Akhaṇḍa-Kāla), que origina el tiempo como efecto (Kārya- Kāla). El tiempo grosero y dividido (Sakala-Kāla) de los fenómenos se produce solamente con la creación de los tattvas groseros. Así se puede decir que “el Tiempo conduce al tiempo”. La conciencia, en tanto que Śakti, se contrae en el modo de un pensamiento temporal. Era en principio la libertad y la independencia (Svatantratā). Esta conciencia está ahora contraída y el Puruṣa está obligado a una regulación sobre lo que debe o no debe hacer en cada momento del tiempo.

Niyati

Literalmente “ni-yati” significa orden establecido, necesidad y también fatalidad. En el Tattva-Samdoha (v.12) Niyati está definida como “aquello que obliga a Puruṣa a someterse a la guía y a la regulación (Niyatam) sobre lo que debe y no debe hacer (Niyamayatt). La contracción de Śakti obliga a Puruṣa a hacer o no hacer algo en todo momento del tiempo.” En el Pancharātra Agama, se dice de Niyati que es el sutil regulador de todas las cosas. (Sūkshma-sarva-niyāmakah. Ahirbudhnya VI. 46). Según el Dr. Schrader, en Niyati se comprenden las funciones de los 3 Śaiva-Śakta kañcukas, Vidyā, Rāga y Kalā (Ahirbudhnya 64-65). Puruṣa en este momento de la conciencia está completamente satisfecho de sí mismo porque todavía no existe nadie ni nada para enfrentarlo como “lo otro” ajeno a sí mismo. El deseo no se ha despertado todavía. Con la contracción de la Śakti, Puruṣa deviene interesado por un mundo que no es él mismo y por los objetos que él contiene, despertándose así el deseo y el apego al placer.

Râga

En el Tattva­Samdoha (v. 10) Rāga está definida como “Śakti convertida en satisfacción completa y eterna, deviniendo limitada y apegada siempre al placer, transformada en Rāga-Tattva.”  Como lo dice el Īśa Upaniṣad, Brahman es Pūrna, lo lleno, el Todo que no desea nada porque no hay nada en el Todo que pueda ser deseado puesto que ya está  completo. Pero cuando la experiencia única deviene dual, es decir que el sujeto se separa del objeto, entonces el “yo” en tanto que sujeto se interesa por los objetos diferentes de sí mismo. Icchā, en el sentido del deseo, implica una búsqueda de la plenitud de la suprema experiencia perfecta. En el sentido creador supremo, Icchā es la dirección de la conciencia dirigida hacia la acción. El término “Rāga” (2) es comúnmente traducido por “deseo”. Rāga es el interés por los objetos vistos como algo diferente de sí mismo, interés que se origina y madura en el interior del deseo (Rāga) provocado por los objetos mismos y resentido por el sujeto. Tal deseo (Rāga) es una limitación de la plenitud colmada del Supremo.

Vidyâ

La potencia del Supremo de conocer y experimentar todas las cosas, la omnisciencia (sarvajñata) deviene un conocimiento limitado a la relación sujeto-objeto, y el Puruṣa dotado de un conocimiento finito. El kañcuka correspondiente a este estado de conciencia es definido en el Tattva­Samdoha (v. 9) de la manera siguiente: “El poder de la omnisciencia, deviniendo conocimiento limitado y finito, y que puede conocer solamente un número finito de cosas y producir un saber limitado es llamado Vidyā”.

Kalâ

El Supremo omnipotente (todopoderoso) es capaz de crear todas las cosas  (sarvakartritā), pero deviniendo limitado, solo puede realizar un número finito de cosas. El Puruṣa deviene un creador con poder limitado. El kañcuka correspondiente a este estado de consciencia del Puruṣa es definido en el Tattva­Samdoha (v. 8) de la manera siguiente: “Lo que era el poder infinito de creación (creación de todas las cosas) es contraído y deviene capaz de realizar solo un número finito (kimcit) de cosas. Este poder limitado del Puruṣa se llama Kalā”.

Kalā es la actividad, la acción y el poder reducidos a nivel del ser viviente (jîva). Sus posibilidades se encuentran rebajadas a las posibilidades de una actividad finita.

Puruṣa y Prakṛti

Los poderes (Śaktis) de la conciencia suprema son numerosos y se encuentran contraídos en la conciencia finita. La conciencia limitada de esta séxtuple manera (Māyā y los 5 kañcukas) es Puruṣa asociado a Prakṛti.

En el Śaiva-Tantrasāra (3) (āhnika 8) se dice que Kalā (en el sentido general) es “la causa de la manifestación de Vidyā y que en ella están presentes todas las condiciones reductoras de Māyā” Con esto se quiere decir que Vidyā, en tanto que omnisciencia reducida, es lo que tiene el poder (kartṛtva) de reducir la omnipotencia y transformarla en los poderes finitos de actividad y de creación presentes en el Kalā-kañcuka. El poder reductor de Māyā se transmite a los 5 kañcukas para alcanzar el nivel de Puruṣa-Prakṛti tattvas

Cuando Kalā separa de ella misma el aspecto reductor (sāmānya-matra) de la omnipotencia, hay la creación del Prakṛti-tattva, que es aspecto general de la naturaleza. Pero este acto no está marcado por ninguna manifestación positiva de Rāga-tattva (atracción y dependencia del sujeto al objeto, felicidad, ilusión o pena) ni de Vidyā-tattva (la toma de conciencia de la relación sujeto-objeto), puesto que todavía no hay ningún desequilibrio de los guṇas. Estos ya están presentes en Māyā y en los 5 kañcukas y que se transmiten de una manera equilibrada a Puruṣa-Prakṛti tattvas. Desde el punto de vista de Prakṛti, la creación por parte de Kalā tattva, se manifiesta como la aparición del experimentador (Puruṣa) y de la experiencia (Prakṛti) de una manera absolutamente simultánea, es decir, sin ninguna sucesión en el proceso. Siendo simultáneos, Puruṣa y Prakṛti tattvas están siempre asociados.

En ese sentido de la simultaneidad causa-efecto en ese nivel de la consciencia, se puede comprender el significado del Tantrasāra (ānika 8): “Kalā es la causa de la manifestación de Vidyā y de todo el resto (Māyā y los otros 4 kañcukas). La actividad de Kalā es la condición de contracción de la conciencia en el sentido espacial del tamaño y de la limitación. Este poder limitado (kimcit) de la acción (kimcit-kartṛtva opuesto a sarva-kartṛtva) representa por sí mismo la obra ilusoria de Māyā

En el momento que Kalā-tattva separa de ella misma lo que constituye el aspecto reductor (kiṃcit) relativo a la limitación y la finitud, simultáneamente se produce la creación (sarga) del Prakṛti-tattva, que es la naturaleza en sentido general, y que no está marcada por ninguna forma específica proveniente de un desequilibrio de los guṇas, como ha sido señalado más arriba. Los guṇas, bajo la forma de felicidad, pena e ilusión (Sukha, Duhkha y Moha) están en este nivel totalmente indiferenciados y equilibrados, su influencia es neutra. El razonamiento es similar bajo el punto de vista de Puruṣa. Bajo la influencia de Kalā-tattva, la creación del experimentador limitado (bhoktri) y de la experiencia finita (bhogya) es absolutamente simultánea y sin ningún proceso sucesivo. Puruṣa y Prakṛti están siempre asociados en este nivel.
Por otra parte, en el Tantrāloka (Āhnika 9) se dice que “el poder de actuar (kartṛtva) está siempre acompañado del poder de experimentar (bhoktṛtva o bhāva), estando presente este aspecto de poder actuar en el Kalā-tattva con un carácter de acción limitada”.

Se puede agregar aquí una explicación: kartṛtva se presenta en Kalā-tattva como una actividad, una ideación y una formación creadoras en contraste con una experiencia simplemente pasiva provocada y aceptada (jñātṛtva). Es el poder de modificar del “se” o “yo impersonal” (Idam). Los Sāṃkhyas dicen que el Puruṣa es poder de experimentar (bhoktṛtva) pero no el poder de crear o modificar del Idam (kartṛtva). Pero el Śivaismo sostiene que no hay kartṛtva sin  bhoktṛtva.

En el Parāsamvit (5) está el germen potencial de  I. Jñātṛtva, II. Bhoktṛtva, y III. Kartṛtva, mantenidos como una unidad imperceptible. En el Śiva-Śakti tattva, el primero existe mientras que el segundo y el tercero son suprimidos y remplazados por Śakti. En el Sadākhya, el primero y un inicio del segundo y el tercero. En el Īśvara-tattva los tres son desarrollados, pero hasta el presente están indiferenciados. La consciencia de Īśvara, orientada hacia el Idam, produce una igualdad de atención sobre el “aham” y el “Idam”, que es Sadvidyā-tattva de donde provienen Māyā y los kañcukas elaborando Puruṣa y Prakṛti.

El Parasamvit es el aspecto puro, sin cambio de la conciencia (cit). Īśvara es la conciencia creadora en plenitud, donde es la Śakti indiferenciada que funcione como voluntad (icchā), conocimiento (jñana) y como acción (kriyā). La Śakti en Īśvara no produce una modificación limitada puesto que el universo entero, en tanto que “Idam” está presente en el “Idam”. Pero en Puruṣa hay una modificación, le jñatṛtva, que funciona a través de la inteligencia o descernimiento (buddhi), cuyas modificaciones (vṛttis) son las expresiones de las características cambiantes, limitadas y parciales del saber, obtenidas por este instrumento (buddhi) y sus derivados.

Y el Tantrāloka (Āhnika 9) continúa: “En lo relacionado a lo definido y finito (kimcit) como aspecto cualitativo, Kalā origina el universo indiferenciado (pra-dhana-) que surge del aspecto reductor (kimcit) como una objetividad precisa pero general y separada o distinta de Puruṣa”.

Kimcit-Kartṛtva es el aspecto de Kartṛtva de Kalā-tattva. A partir de este aspecto cualitativo (viśeṣaṇa) reductor (kimcit) Kalā-tattva produce Prakṛti que es distinta de Kalā en tanto que Puruṣa. Prakṛti existe como una simple objetividad general, que deviene particular cuando son producidas las modificaciones mentales (vṛttis) causadas por el desequilibrio de los guṇas.   

Kalā produce el objeto de la experiencia (bhogya - Prakṛti) y el sujeto que experimenta (bhoktāPuruṣa) simultáneamente o buscando establecer una diferencia entre dos aspectos de ella misma. Actuando sobre kartṛtva, el bhogya y el bhokta no están separados uno del otro. Porque la que es así la objetividad primitiva será aprehendida más tarde bajo la forma de felicidad (sukha), pena (duhkha) e ilusión (vimoha), esto es llamado la igualdad de los tres al comienzo.”

Cuando al principio Māya-Śakti separa el “Aham” del “Idam”, este último es todavía experimentado como un todo ilimitado. El grado siguiente es aquel en el cual el todo es limitado y desmembrado en partes, puesto que la experiencia reducida del “Idam” no es la correspondiente a un todo homogéneo sino a un universo heterogéneo. Kalā, en tanto que desarrollo de Māyā-Śakti, reduce la acción del Puruṣa, hasta ese momento ilimitada, y el Puruṣa deviene “Idam” cuyo poder de crear y modificar es reducido (kimcit-kartṛtva). La acción que existe a la vez para lo conocible (jñeya) y el objeto de la acción (kārya) tiene dos aspectos: el poder cualitativo de actuar (viśeṣa-kartṛtva) sobre el sujeto de la experiencia en tanto que experiencia consciente (puruṣa) y el objeto limitado de la experiencia con respecto al cual kartṛtva actúa. Es decir, el universo reducido (kimcit o aṇa) que es “Idam” en tanto que algo considerado o enfocado por la conciencia individual o espíritu (puruṣa) después de la acción reductora de kalā-Śakti manifiesta en el kalā-tattva. Kalā se ejerce sobre la acción (kartṛtva) y no sobre “lo que es” por tal intervención necesariamente algo reducido (kimcit). Asi, el poder de experimentar y el objeto de la experiencia son ambos limitados, puesto que el objeto es el “si mismo” (Idam) aprendido o tomado como “objeto” (Aham).

Dicho de otra manera, la producción de Puruṣa es una intervención positiva de Kalā, mientras que la producción de Prakṛti es una intervención negativa debido a la reducción de Puruṣa que, así limitado, experimenta el universo como algo reducido (kimcit). Prakṛti es el objeto de kartṛtva, porque ella existe cuando este último ha sido reducido por Kalā. Puruṣa y Prakṛti emergen así juntos como el resultado de la acción de Kalā sobre el Puruṣa. Por esta razón, Puruṣa y Prakṛti son producidos simultáneamente y son también inseparables.

Los capítulos siguientes tratan de Puruṣa y Prakṛti o Haṃsa ; le Kāmakalā o tres bindus sobrevienen en el momento de la diferenciación del Parabindu, que manifiesta el nacimiento de Haṃsa; y continúa con la creación de los tattvas impuros (aśuddha-tattvas) a partir de Prakṛti y la Varnamāla o guirnalda o rosario de letras cuya evolución marca el origen de la palabra y del Mantra.

Notas:
1.  Otto Schader, Introduction to Pancaratra and the Ahirbhudnya Samhitā, Adyar Library, Madras, 1916
2.  rāga- (m) 1. Color, tintura (esp. el rojo). Apegamiento, pasión, amor, interés ardiente por…Encanto (esp. el de la voz). 2. La pasion (uno de los klesas). 3. Atracción y dependencia (esp. en el tantrismo, uno de los kañcukas).
3. Tantrasāra (la obra ritual Śaiva y no śākta de Krishnananda-Āgamavāgîsha.
4.  kartṛtva- (f) Ce qui a le pouvoir de… Poder de crear y modificar.
5. La realidad última, bajo su aspecto absoluto, es designada por el término Parāsamvit o ParaŚiva.
6.  vi-śeṣana- (ag) que distingue, que especifica. (n) especificación, excelencia, superioridad; atributo. (a) distinto, individual; (ifc) que trata de superarse.
7.  bhogya- (a.v.) Aquello que se debe experimentar o aprovechar; aquello de lo cual uno puede servirse, algo útil y provechoso, que se debe probar o soportar. Objeto de la experiencia.
8. bhokta- (a.v.) Aquel que aprovecha o experimenta. Sujeto de la experiencia. (rac. BHUJ)
9. vi-moha- (m) Trouble, stupeur. (a.v.) Troublé, affolé.