Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
La Videncia y las Mancias
Magia natural y Wicca
El Fedro de Platón
Adivinacion en la historia
Predicciones y augurios
Jung y la sincronicidad
Coincidencias significativas
Contradicción del oráculo
Contacto
 
lughnasadh
1° de agosto (H. Norte)
1° de febrero (H. Sud)
 
N° de visitas: 2982060
N° de visitas de hoy: 1838
N° de conectados: 18
 
mephisto
Sueños lúcidos y OBE
Relacion con el esoterismo
Historia científica
Misterio de los sueños
Simbolismo de los sueños
Signos de sueño
Interpretar los signos
Reconocer los signos
Test de la realidad
Las fases del sueños
Métodos
Los DILDs
Inducir un DILD
Los WILDs
Inducir un WILD
Los MILDs
Prolongar un sueño lúcido
Calendario Celta
Samhain y Halloween
Yule. Noche de las madres
Imbolc y Santa Brígida
Ostara. La primavera
Beltane, fiesta del fuego
 
 
Publicidad:

Induccion de un WILD

Así logro yo un WILD (Modelo de meditación)

Por Mariana Vernieri (Portal de Sueños Lúcidos)

A continuación desarrollaré mi técnica personal para entrar en estado de sueño WILD. Me encantaría compartir experiencias con personas que lo logran por otros caminos, o que lo están intentando.

Lo más importante para lograr un WILD es un entorno de silencio y tranquilidad. Poca luz, ropa cómoda, retiramos anillos y cadenas. Nos aseguramos de que nadie nos va a interrumpir, y de dejar de lado las preocupaciones. Podemos ponernos algo que nos tape los oídos como auriculares apagados o con música clásica o new age muy tranquila a volúmenes muy bajos.

Nos acostamos boca arriba, con los brazos al costado del cuerpo, las palmas hacia arriba. Podemos juntar los dedos índices con los pulgares. La cabeza levemente levantada por una almohada bien cómoda. Distendemos todos los músculos, nos aseguramos de que las mandíbulas no estén haciendo presión, y que la lengua no se apoye contra el paladar.

Comenzamos a concentrarnos en la respiración. Tratamos de solamente pensar en ella, dejando cualquier otro pensamiento de lado. Vamos contando cada inspiración, del 1 al 20. Si nos desconcentramos comenzamos nuevamente. Y cada respiración es un poco más lenta que la anterior.

Luego visualizamos una luz muy brillante y buena, de color verde fluorescente. La vemos acercarse a nuestra cabeza y penetrar en ella. Es una luz que alivia las tensiones, y cura las dolencias.

Con cada respiración va recorriendo nuestro cuerpo dejándolo luminoso y relajado. Muy lentamente recorre cabeza, cuello, hombros, brazos... todos los órganos internos, de arriba hacia abajo para culminar, en el tiempo que necesitemos, por la punta de los pies. Cuando hemos terminado, vemos brillar todo nuestro cuerpo entero, sintiéndonos en un total estado de relajación.

En este punto hay dos caminos inversos para seguir, pero que, paradójicamente, a mí por lo menos me conducen al mismo resultado. Puede ser sentirse muy liviano, o por el contrario sentirse muy pesado. El cuerpo pide una de las dos alternativas. Si vemos que tiende a la liviandad, vamos haciéndonos tan livianos que sentimos que flotamos. Si vemos que nos pide rigidez, nos sentimos tan duros que no podemos movernos aunque lo deseemos. Sentimos que todos los músculos están rígidos y que el cuerpo nos pesa muchísimo sobre la cama.

De cualquiera de las dos formas, vamos entrando en un estado de relajación profunda. La voz más externa de la mente ya calló. Estamos en estado alfa. Si prestamos atención, iremos identificando "voces mentales" o pensamientos inconscientes que parecen absurdos y que se desvanecen con rapidez. Pueden ser voces de personas conocidas, la nuestra propia, o de cualquiera, diciendo frases sin sentido aparente. La tarea en este punto es tratar de retenerlas, identificarlas, entenderlas.

Luego de unos instantes de seguir en ese estado, además de las voces se empiezan a formar imágenes dinámicas. Esa es la señal de que estamos por entrar en sueño REM. El desafío es adentrarse en ellas, no dejarlas ir.

Cuando logramos hacer vívida y continuada una de esas escenas vamos sumergiéndonos en un sueño, y debemos procurar no perder la continuidad de la conciencia cuando finalmente entremos en él.

“Me estoy quedando dormido, la imagen que veo es un sueño, quiero entrar en él” Nos decimos. Y si vemos a nuestro cuerpo onírico (a la imagen de nuestro propio cuerpo) nos sumergimos en él, y lo hacemos girar como describí en el punto anterior, diciendo: “No debo olvidarme de que este es un sueño, yo tengo el control, yo lo manejo como quiera”

Si lo hacemos correctamente, a esta altura ya estaremos adentro. Entramos en un estado pleno de sueño lúcido, con todas las características del REM (Si nos observan verán los rápidos movimientos oculares) y con plena conciencia lo cual se demuestra no sólo vivencialmente, sino también a través de una diferente gráfica en el electroencefalograma.