Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
La Videncia y las Mancias
Magia natural y Wicca
El Fedro de Platón
Adivinacion en la historia
Predicciones y augurios
Jung y la sincronicidad
Coincidencias significativas
Contradicción del oráculo
Contacto
 
lughnasadh
1° de agosto (H. Norte)
1° de febrero (H. Sud)
 
N° de visitas: 2978368
N° de visitas de hoy: 870
N° de conectados: 22
 
mephisto
Sueños lúcidos y OBE
Relacion con el esoterismo
Historia científica
Misterio de los sueños
Simbolismo de los sueños
Signos de sueño
Interpretar los signos
Reconocer los signos
Test de la realidad
Las fases del sueños
Métodos
Los DILDs
Inducir un DILD
Los WILDs
Inducir un WILD
Los MILDs
Prolongar un sueño lúcido
Calendario Celta
Samhain y Halloween
Yule. Noche de las madres
Imbolc y Santa Brígida
Ostara. La primavera
Beltane, fiesta del fuego
 
 
Publicidad:

Los sueños

El misterio de los sueños

Soñar es una actividad psíquica tan misteriosa que todavía ninguna investigación científica ha llegado a explicar su rol y su función. Los psicólogos piensan que ellos tienen el deber de establecer una teoría válida y nos dicen, de una manera superficial, que los sueños son símbolos de los deseos de una persona, o que los sueños son una actividad en feed back que nos ayuda a adaptar las emociones, acomodando y consolidando las vivencias y los recuerdos. Los sueños nos ayudarían a manejar los procesos mentales y emotivos disipando las tensiones y el stress de la vida cotidiana. Para ciertos filósofos y pensadores religiosos y espirituales, los sueños tendrían un significado importante como manifestación espiritual.

Por la diferencia de los contenidos oníricos con la realidad, los sueños han sido siempre un misterio y todas las culturas humanas nos han dado sus explicaciones propias. Algunas culturas dicen que cuando una persona sueña su espíritu quita el cuerpo y encuentra otra gente, sea en un mundo espiritual, donde también puede encontrar los difuntos, sea en un mundo astral y emocional donde solamente el cuerpo astral del durmiente puede acceder. Otras culturas piensan que el espíritu entra en un mundo físico donde la realidad es solamente un consentimiento.

En todo caso, no hay una explicación satisfactoria y una verdadera teoría sobre los sueños es un problema sin solución. Y cuando un problema no tiene solución es por dos razones: o el problema está mal planteado o el problema no tiene solución. Pero no es necesario explicar lo que son los sueños para utilizarlos de una manera mágica. Simplemente vamos a aceptarlos tal como son y vamos a dejar todas las explicaciones teóricas de lado para ocupación de los científicos y de los filósofos.

El “trabajo mágico” con los sueños

Cuando soñamos,  los centros fisiológicos intuitivos y emocionales están bien activos. Si la intuición y las emociones son útiles muy  importantes  para los trabajos mágicos, ya que ellas nos permiten manipular los trasfondos de la conciencia, es lógico que estemos atentos a lo que los sueños nos dicen. Los sueños, como los hechizos, funcionan a menudo en términos simbólicos.  Los magos y los hechiceros trabajan de una manera natural con los sueños.  Los “sueños lúcidos” son una forma de conciencia que se usa con fines prácticos de exploración o para conseguir resultados concretos.

Con ellos se pueden crear en la realidad ciertas modificaciones energéticas persistentes que determinan una acción y un resultado bien real y concreto.  Al igual que en un hechizo, donde un ritual simbólico organiza las energías para la obtener un resultado concreto,  los “sueños lúcidos” originados y motivados con un fin particular, pueden ayudar a obtener los resultados deseados.

El diario de sueños

Con frecuencia los adeptos hechiceros y magos toman nota cuidadosamente de sus sueños, teniendo en cuenta las libres asociaciones que ellos suscitan. La mejor manera de discernir y de seguir los motivos oníricos es llevando un diario de sueños.  Se anotan en un cuaderno los elementos singulares de un sueño y se los relaciona con otros sueños anteriores o con eventos de la vida cotidiana.

Soñar un hecho insólito aunque sea simple y banal (por ejemplo que hemos perdido las llaves de la casa), podrá ser asociado intuitivamente a un evento ocurrido (como por ejemplo  un desacuerdo familiar o una separación). Pero si este sueño es recurrente, es decir que si con una cierta frecuencia soñamos que estamos perdiendo algo, este símbolo se transforma en lo que se llama un motivo onírico. Frecuentemente el discernimiento de los motivos oníricos contribuye a la comprensión de los símbolos mismos.

Recordar los sueños es una tarea de base para trabajar con ellos. El diario de sueños  es un simple cuaderno en el que se anotan algunas palabras esenciales, por lo menos tres, que nos permitan recordar el sueño. Este ejercicio es muy interesante en sí porque los sueños son de naturaleza fugaz, el cerebro no les acuerda demasiada memoria y se esfuman rápidamente, pero unas pocas palabras son suficientes para recordar el sueño.

Los motivos oníricos son elementos importantes de la psicología personal, puesto que ellos pueden indicar fobias, pulsiones o manías. A menudo ellos constituyen signos de sueño personales.