Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
Litha
21 de junio (H. Norte)
21 de diciembre (H. Sud)
 
N° de visitas:2237566
N° de visitas de hoy:889
N° de conectados:23
 
 
Yoga y Tantrismo
aum
La Filosofía hinduísta
Los darśanas ortodoxos
Filosofia vedânta
Filosofia Samkhya
Bhagavad Gita
Historia del Yoga
El Yoga clásico
Diversos Yogas
Filosofía tántrica
Trika
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
El Hatha Yoga Pradipika
Los chakras y los nadis
El pranayama
• Los maestros modernos
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos samkhya y clásicos
Textos tántricos
Textos Hatha Yoga
glosario yoga
 
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
Bardo Thödol actualmente
Yama, señor de la muerte.
 
Publicidad:

Meditaciones y prácticas tántricas

2. Prácticas específicas de la escuela Krama-Mahârtha

La escuela Krama insiste sobre la práctica y la experiencia directa, dándole una prioridad al dinamismo de la energía montante a menudo a desmedro de la metafísica. Todo se orienta sobre la vía de la energía (shâktopâya), libre y espontánea que surge de la conciencia indiferenciada y que reviene sin cesar en un movimiento ininterrumpido que liga el yo individual a la manifestación vital.

La práctica regular de la escuela Krama-Mahârtha se conoce bajo el nombre de Krama-abhyâsa. (Abhy-âsa- (m), repetición, actividad asidua; ejercicio, hábito, estudio. Práctica regular de una disciplina – sâdhana. * 72).

La consciencia de sí mismo (ahamkâra)

Dentro de la clasificación tattvica, los tattvas constituyentes de la sensibilidad interior (antahkarana) son: la conciencia “superior” no diferenciada (buddhi), la conciencia de sí mismo (ahamkâra) y el mental “inferior” (manas) (tattvas 14, 15 y 16). El sentido interior (antahkarana) tiene como función interiorizar las percepciones recibidas del mundo exterior pero tambien de exteriorizar lo interior para adaptarlo al exterior. Es allí donde se produce la confusión de los dos dominios: lo objetivo aparece y es tomado como algo subjetivo y viceversa. Aquí es donde se produce la confusión esencial, según la filosofía Samkhya. El ser liberado por las prácticas tántricas tiene la libertad de percibir en sí mismo este juego alternativo (el mundo exterior deslizándose hacia el interior y viceversa) porque es consciente del substrato común de los avasthas. Esta substancia esencial se identifica como la conciencia vibratoria del “yo conciente” (spanda).

Meditaciones sobre el tiempo y el vacio

El sistema Krama admite por realidad última la energía conciente y dinámica. Tanto ella engendra el universo imprimiéndole la vida (1), tanto ella se absorbe en ella misma comprimiendo el tiempo para vaciarlo de su contenido (2). Bajo la influencia del budismo, el Krama le otorga una gran importancia al tiempo y al vacío, donde el tiempo desaparece reabsorbiéndose en sí mismo. Este es el ejercicio constante de la práctica krama, el Krama-abhyâsa, participa y se identifica al flujo y reflujo de un ritmo conciente de la energía de Si.

  1. Bajo este aspecto es llamada Kâlî, Shakti esposa-amante de Shiva),

  2. Bajo este otro aspecto se llama Kâlasambarshanî, presión y vaciamiento del tiempo.

La técnica kramâbhyasa de las prácticas tántricas es diferente de samyama del yoga clásico de Patañjali. En éste, la práctica reconoce 3 pasos que corresponden 1°) a la restricción de los chitta vrittis(dhârana), 2°) la concentración (dhyâna), mantenerse en la tendencia de la conciencia a retornar a un mismo contenido u objeto (prataya) y 3°) eliminación por fusión con el contenido u objeto (sâmâdhi). En el kramâbhyasa la técnica consiste en apoderarse del instante fugitivo entre dos construcciones mentales (pratyaya). Este instante escapa a toda relación mental (conceptual, afectiva o emocional) y su captura despierta la conciencia y la abre a su esencia exenta de dualidad.

Abhinavagupta describe la expansión de la conciencia divino que caracteriza el estado que acompaña este discernimiento de sí mismo “Shiva conciente, libre, de esencia transparente, vibra sin cesar. Y esta energía activa en extremo los órganos sensoriales. Un completo estado de felicidad se acompaña de una vibración al unísono con el universo. En realidad este estado ya no puede reconocer la necesidad de una transmigración” El yogui ya no abandona el éxtasis inherente al cuarto estado (turiya) durante todas sus variadas experiencias ni en el seno de la acción (kriyâshakti). Cuando utiliza sus órganos para entrar en contacto con el mundo, éste no es para el que beatitud. Esta es una idea central del sistema Krama. “Shiva, cuya sede está en el corazón, goza de las maravillas ofrecidas por la diosa que va y viene del corazón al extremo de los sentidos. El universo entero acompaña esta vibración en un estremecimiento de felicidad de uno mismo” (1) Para la escuela Krama, el conocimiento abarca todo el universo. Es en el círculo de pramana que se efectúa la práctica importante que concierne a Kâlî, energías asorbentes que llevan a la realidad suprema” (2).

(1) y (2) Citado por Lilian Silburn, trad. de la Mahârthamanjari, pg 90 y 117.

Escuela Krama-Mahârtha o de la progresión