Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
lughnasadh
1° de agosto (H. Norte)
1° de febrero (H. Sud)
 
N° de visitas:2348066
N° de visitas de hoy:1127
N° de conectados:18
 
 
Yoga y Tantrismo
aum
La Filosofía hinduísta
Los darśanas ortodoxos
Filosofia vedânta
Filosofia Samkhya
Bhagavad Gita
Historia del Yoga
El Yoga clásico
Diversos Yogas
Filosofía tántrica
Trika
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
El Hatha Yoga Pradipika
Los chakras y los nadis
El pranayama
• Los maestros modernos
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos samkhya y clásicos
Textos tántricos
Textos Hatha Yoga
glosario yoga
 
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
Bardo Thödol actualmente
Yama, señor de la muerte.
 
Publicidad:

El Tantrismo

Sinopsis del movimiento filosófico tántrico

tantrismo

El tantrismo es un movimiento filosófico y religioso que se origina alrededor del siglo IV y que pronto tuvo una expansión importante. En realidad, la palabra “tantrismo” es una invención occidental del siglo XIX derivada del sánscrito “tantra” que designa a ciertos textos místicos y mágicos, doctrinas, rituales y métodos iniciáticos que se difundieron en la mayoría de las ramas del hinduismo, incluso en el jainismo, y cuya definición exacta es ambigua.

A partir del siglo VI se encuentran cultos tántricos en las escuelas śivaitas y śaktistas  donde el tantrismo se prolonga en los āgamas y en el viṣṇuismo en el cual influencia fuertemente los samhitās de la época. También se propagó al budismo mahāyāna practicado principalmente en China, Corea, Japón y Vietnam y en el budismo vajrayāna, también llamado budismo tántrico, practicado en el Tibet, Mongolia y Japón.

El tantrismo se expresa a través de prácticas yogas y de ritos basados sobre esos textos tántricos, que habían sido revelados por el mismo Śiva. Un lugar preponderante es dado a la Śakti bajo la forma de madre divina, una fuerza cósmica que está latente en el universo y de la cual él emana.

A pesar que se corresponden con una metafísica rigurosa, los tantras no deben considerarse como tratados filosóficos áridos y abstractos, sino como indicaciones precisas para alcanzar un fin último y dan para ello todos los medios para hacerlo. Pero estas indicaciones están diseminadas en los textos para hacerlas inaccesibles sin la ayuda de un maestro experto. Por eso están escritos en un lenguaje abstruso y con términos técnicos sofisticados, con el fin de desalentar la curiosidad del lector.

Del dualismo sāṃkhya al monismo tántrico

El tantrismo prolonga la metafísica sāṃkhya conservando todos los principios estructurales y constitutivos del universo (tattvas). 25 tattvas sâmkhyas, al que le agregan 11 tattvas más sutiles para acomodarse a la unidad absoluta de la consciencia. Los tantras tienen como tema central la energía divina o fuerza creadora (Śakti) que bajo la forma de una diosa o Devī, encarna el aspecto femenino de la divinidad. Ella es principalmente conocida como la esposa de Śiva.

La Śakti ocupa en el tantrismo un lugar preponderante, bajo la forma de madre y amante divina: ella es la fuerza cósmica latente de donde emana el Universo. Bajo este aspecto, el principio femenino ocupa un lugar por lo menos tan importe como el que ocupa el principio masculino. En la base, es preciso ver en el tantrismo una prolongación del sistema dualista sāṃkhya en el que Puruśa, principio masculino absoluto e inmutable, es totalmente trascendente y Prakṛti, principio energético femenino de la naturaleza que concibe el todo, es totalmente inmanente.

El tantrismo mantiene inamovibles estos caracteres absolutos de  puruṣa y prakṛti, pero rompe la separación irreductible entre ellos introduciendo la energía adormecida de la kuṇḍalinī a la que se trata de despertar. De allí la importancia de preponderante de la sexualidad, tanto como vehículo que como energía para permitir y controlar la unión amorosa de Bhairava y Bhairavi (Śiva y Śakti) en el cuerpo mismo del yogui y obtener así la liberación (mokśa). En general se reconocen dos vías de práctica. (1) La vía pura del dakṣiṇācāra (de la mano derecha), siguiendo los preceptos védicos, con ritos refinados y una estricta disciplina espiritual. (2) La vía impura y peligrosa del  vāmācāra (de la mano izquierda), no ortodoxa con los principios védicos y que se libra a ritos considerados malsanos, a transgresiones sexuales y excesos.

Śastras y diferentes escuelas tántricas

El tantrismo-śivaismo no dualista representa una tradición filosófico-religiosa particular de Cachemira. Hay una multitud de escuelas y orientaciones, pero actualmente se las clasifica en cuatro corrientes según su correspondencia, 1°) con un tipo de literatura especial de cada una (śastras) y 2°) según prácticas y ritos diferentes entre sí (vías).
Las obras del Āgama śastra pretenden tener un orígen divino. Las más importantes son Malini, Vijya o Vijayettara, Svacchanda Tuntram, Vijñana Bhairava, Ananda Bhairava (perdido), Mrgendra, Matahga, Netra, Naishvasa, Svayambhuva, Rudra-yamala, Vidyarnava, etc. Los Śiva sutras, que fueron revelados de una manera tardía por Vasugupta (850-900 d.C.), se dice que son la parte más importante de la Āgama śastras.

  1. El Āgama śastra que agrupa 2 escuelas:  las escuelas Kula y Krama.
  2. El Spanda śastra : la escuela Spanda o de la vibración
  3. La Pratyabijña śastra. Escuela Pratyabijña o del reconocimiento

Para el pensamiento occidental, habituado a los análisis y las clasificaciones, es más simple considerar tres vías diferentes de acceso al supremo: la vía divina (śāmbhavopāya), la vía de la energía (śāktopāya) y la vía individual (āṇavopāya). Estas tres vías se corresponden con el carácter propio de cada uno de los tres gunas, sattva, rajas y tamas. Y ellas están presentes en las cuatro principales escuelas tántricas (Kula, Krama, Spanda y Pratyabijña); no son excluyentes entre sí, sino que corresponden únicamente a una necesidad pedagógica de clasificar para poder entender mejor. Los procedimientos y teorías de estas escuelas se entrecruzan y a menudo se confunden. Y los diferentes autores a veces exponen temas de una u otra orientación. El nombre genérico que se han dado a estas tres vías es “Trika”, triada.

Principales escuelas tantricas: