Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
samhain
1° de noviembre (H. Norte)
1° de mayo (H. Sud)
 
N° de visitas:2464566
N° de visitas de hoy:727
N° de conectados:11
 
 
Filosofía y Esoterismo
Minerva
Filosofía y Conciencia
Esoterismo y Gnosticismo
La condición humana
Renée Descartes
Gottfried Leibniz
La crítica de Kant
Jung y la sincronicidad
Coincidencias significativas
El Bosón de Higgs
Uroboros y bosón de Higgs
Fenomenologia
Shivaismo no-dualista
Yoga y Tantrismo
tantrismo
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
Meditaciones y prácticas
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos Yoga y tántricos
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
El Bardo en nuestro tiempo
Yama, señor de la muerte.
El Tarot oracular
La Cábala
 
Publicidad:

La moral de Kant. Imperativos hipotéticos

Los imperativos hipotéticos

Los imperativos hipotéticos prescriben una acción como buena porque dicha acción es necesaria para conseguir algún propósito. Se dividen en imperativos hipotéticos problemáticos o de la habilidad e imperativos hipotéticos asertoricos o de la prudencia.

Imperativos hipotéticos problemáticos y asertóricos

Un imperativo es hipotético problemático (reglas de la habilidad) cuando el fin o propósito de una acción es solamente posible, es decir, que no es un propósito o fin hacia el cual el Hombre tiende por su propia naturaleza, sino algo que puede querer o no. Por ejemplo, el mandato “debes estudiar esta tarde” es un imperativo hipotético de habilidad porque describe el modo de comportarse adecuado para conseguir un fin que no es universal: el éxito de un examen.

Un imperativo es hipotético asertórico (reglas de la prudencia) cuando el fin es algo a lo que se puede suponer todos los Hombres tienden por naturaleza, y este fin es, según Kant, la felicidad. Por ejemplo, el mandato “debes moderar tus pasiones y deseos” pertenece a este grupo de imperativos puesto que describe el modo de comportarse para obtener un fin de valor universal para todos los hombres: la felicidad.

Los imperativos hipotéticos tienen la forma general “debes hacer X si quieres conseguir Y”. Para Kant, las éticas materiales sólo pueden fundarse en mandatos  problemáticos o asertóricos, pero nunca en estrictos mandatos morales, es decir, en imperativos categóricos. Los imperativos hipotéticos (al igual que los juicios sintéticos a posteriori) son particulares y contingentes. Los problemáticos (reglas de habilidad) no mandan de forma universal ya que no todo el mundo tiene los mismos fines; los asertóricos (reglas de la prudencia) tienen un carácter más universal puesto que se refieren a la felicidad, algo a lo que todos aspiran, pero en sentido estricto tampoco son universales y necesarios.

Con respecto a la felicidad, ésta depende de las circunstancias empíricas de cada persona; pero incluso cuando fuese la misma para todos (por ejemplo una vida de conocimiento como parece suponerlo Aristóteles) el modo de conseguir la felicidad depende de las circunstancias sociales, económicas y políticas de cada época.

Principios prácticos

A diferencia de los principios teóricos, que son juicios descriptivos de la realidad, los principios prácticos son juicios, leyes o reglas que describen y proscriben la conducta a la que debe someterse un ser racional. Ese es el deber ser.

Cuando los principios indican el comportamiento que debemos seguir habitualmente en tales o cuales circunstancias reciben el nombre de máximas, es decir, que son propiamente las leyes o principios prácticos objetivos que debemos observar en nuestro comportamiento común.

Dado que dichos principios tienen su origen en la razón, si la conducta de un ser estuviese determinada exclusivamente por la razón dichas leyes describirían su conducta y no tendrían para él la forma de mandatos; éste es el caso de Dios; en  los seres que pueden obrar a partir de lo que les indica su razón práctica pero también como consecuencia de inclinaciones o impulsos empíricos, la ley moral es constrictiva para su voluntad, tiene la forma de imperativo (en el caso de la voluntad divina, la ley de no mentir no le manda propiamente que no mienta ya que no puede dejar de mentir; en el caso de la voluntad humana le ordena que no mienta ya que su conducta puede estar influida por un deseo o interés que le mueva a mentir).

Si el imperativo manda algo como bueno absolutamente, algo que se realice de una manera necesaria e independientemente del provecho o perjuicio consiguiente, entonces el imperativo es categórico. Si manda algo de forma condicionada, algo que se realice como un buen medio para alcanzar una meta u obtener un propósito ulterior, entonces el imperativo es hipotético. Finalmente, si el propósito es un fin no común a todos los hombres el mandato recibe el nombre de imperativo de la habilidad, y si es común a todos, el de imperativo de la prudencia.

Fuentes:
www.e-torredebabel.com Historia de la filosofia Kant
Wikipedia

Enlaces relacionados:
Porqué es necesaria una crítica de la razón
La Etica kantiana: el deber moral
Los imperativos categóricos
Los imperativos hipotéticos
El concepto de Libertad en Kant
La teología kantiana