Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
samhain
1° de noviembre (H. Norte)
1° de mayo (H. Sud)
 
N° de visitas:2464569
N° de visitas de hoy:730
N° de conectados:11
 
 
Filosofía y Esoterismo
Minerva
Filosofía y Conciencia
Esoterismo y Gnosticismo
La condición humana
Renée Descartes
Gottfried Leibniz
La crítica de Kant
Jung y la sincronicidad
Coincidencias significativas
El Bosón de Higgs
Uroboros y bosón de Higgs
Fenomenologia
Shivaismo no-dualista
Yoga y Tantrismo
tantrismo
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
Meditaciones y prácticas
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos Yoga y tántricos
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
El Bardo en nuestro tiempo
Yama, señor de la muerte.
El Tarot oracular
La Cábala
 
Publicidad:

Moral kantiana. Imperativos categóricos

Los imperativos

Los imperativos o mandatos son principios prácticos objetivos que indican cómo debemos actuar y que tienen además un carácter constrictivo.

Cuando la razón se orienta hacia el conocimiento de la realidad, se obtienen principios o leyes descriptivas (del tipo “2 + 2 = 4”, o “el agua hierve a 100º”) y cuando lo hace con el fin de regir nuestra conducta ella nos propone mandatos (del tipo “debes parar ante el semáforo en rojo”, “debes ser amable con las personas que te presentan”, “no debes mentir”…). Kant denomina “principios prácticos” a los imperativos o mandatos porque ellos también son leyes, pero no son leyes teóricas sino prácticas y relativas a la acción. Ellos son “objetivos” porque ellos se constituyen en tanto que fines objetivos, es decir, en cosas que tienen una existencia por sí mismas, únicas e irremplazables, contrariamente a los fines simplemente subjetivos, que deben ser considerados solamente como medios.

Los imperativos categóricos

Imperativo categórico o apodíctico es un mandato con carácter universal y necesario: prescribe una acción como buena de forma incondicionada, ordena algo por la propia bondad de la acción, independientemente de lo que se pueda conseguir con ella. Declara la acción objetivamente necesaria en sí, sin referencia a algún propósito extrínseco. Para Kant, solo este tipo de imperativos es propiamente un imperativo de la moralidad.

Los imperativos categóricos tienen la forma general "debes hacer X", o, en su versión prohibitiva, "no debes hacer X"; "debes ser veraz", "no debes robar", son ejemplos de imperativos categóricos. De todas formas es preciso tener cuidado porque la mera expresión lingüística no es suficiente para determinar si el imperativo que ha guiado nuestra conducta es hipotético o categórico: para averiguar si es uno u otro el caso es preciso referirse a lo que ha movido nuestra voluntad: si no hemos robado, nuestra conducta es conforme al deber (conforme al imperativo “no debes robar”), pero si no hemos robado por miedo a la policía, el imperativo que hemos seguido es hipotético (“no debes robar si no quieres tener problemas con la policía”); sin embargo, si no hemos robado porque la acción de robar es mala en sí misma, independientemente de si nos pueda detener o no la policía, entonces nuestro imperativo es categórico. Kant consideró que nunca se puede estar absolutamente seguro de que nuestra conducta no haya estado motivada por un interés o por algún temor, y por ello concluyó que cuando nos parece seguir un imperativo categórico siempre es posible que el imperativo por el que nos regimos sea hipotético.  

Formulaciones generales de los imperativos categóricos

Kant también da las formas generales que adoptan los imperativos categóricos. Son fórmulas que resumen todos los mandatos morales: 

Fórmula de la ley universal: “Obra sólo según una máxima tal que puedas querer al mismo tiempo que se torne ley universal”

Fórmula de la ley de la naturaleza: “Obra como si la máxima de tu acción debiera tornarse, por tu voluntad, ley universal de la naturaleza”

Fórmula del fin en sí mismo: “Obra de tal modo que uses la humanidad, tanto en tu persona como en la persona de cualquier otro, siempre como un fin al mismo tiempo y nunca solamente como un medio”

Fórmula de la autonomía: “Obra como si por medio de tus máximas fueras siempre un miembro legislador en un reino universal de fines”.

Fuentes:
www.e-torredebabel.com Historia de la filosofia Kant
Wikipedia

Enlaces relacionados:
Porqué es necesaria una crítica de la razón
La Etica kantiana: el deber moral
Los imperativos categóricos
Los imperativos hipotéticos
El concepto de Libertad en Kant
La teología kantiana