Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
Litha
21 de junio (H. Norte)
21 de diciembre (H. Sud)
 
N° de visitas:2242527
N° de visitas de hoy:1718
N° de conectados:24
 
 
Filosofía y Esoterismo
Minerva
Filosofía y Conciencia
Esoterismo y Gnosticismo
La condición humana
Renée Descartes
Gottfried Leibniz
La crítica de Kant
Jung y la sincronicidad
Coincidencias significativas
El Bosón de Higgs
Uroboros y bosón de Higgs
Fenomenologia
Shivaismo no-dualista
Yoga y Tantrismo
tantrismo
Escuela Kula
Escuela Krama
Escuela Spanda
Escuela Pratyabhijña
Meditaciones y prácticas
Los Tattvas
Esquema de los Tattvas
Textos Yoga y tántricos
Budismo tibetano
El Bardo Thödol
El Bardo en nuestro tiempo
Yama, señor de la muerte.
El Tarot oracular
La Cábala
 
Publicidad:

La moral teológica de Kant. El deber moral

Qué debo hacer ? El deber moral

Que las ideas de Dios, del alma y del universo sean inaccesibles para el conocimiento no significa que ellas sean propuestas a la razón solamente para hacerla divagar. La incapacidad de la razón para alcanzar un conocimiento fuera de los límites de la sensibilidad haciendo un uso teórico de sus ideas indica que la razón debe encontrar otra vía que la del conocimiento para satisfacer sus aspiraciones. Esta vía será la del uso práctico de la razón y está expuesta en la crítica de la razón práctica, publicada en 1788. El uso de las Ideas metafísicas es legítimo cuando es práctico: Dios, el alma y el mundo no son objetos del conocimiento sino postulados que deben admitirse para dirigir y dar sentido a nuestra vida cotidiana.

Esos postulados son:
- la posibilidad de actuar libremente en el mundo da sentido a la noción de voluntad autónoma.
- La existencia de Dios y la inmortalidad del alma justifican la posibilidad de la libertad puesto que en el más allá existe una reconciliación entre la felicidad y la virtud, ya que hay una incompatibilidad entre la exigencia moral y la búsqueda de la felicidad terrestre.

La razón práctica

El pasaje de la filosofía del conocimiento a una filosofía práctica tiene por consecuencia modificar la perspectiva sobre las Ideas de la Razón: ellas ya no se constituyen en tanto que objetos del conocimiento, mostrando el fracaso de la metafísica tradicional,  sino en pautas y guías para la acción.

En la moral kantiana, la razón se da a ella misma sus propias reglas. Ser moral significa hacer lo que se debe, es decir, respetar las reglas que han sido dadas. Estas reglas son los imperativos categóricos, es decir incondicionales (“tu debes hacer esto” y no “si tu quieres obtener esto, debes hacer aquello”). Para ser incondicional, un imperativo moral debe ser universal.

Los grandes imperativos categóricos

Así,  el primero de los grandes imperativos categóricos, sobre el cual se fundan todos los otros es  que “la máxima de nuestra acción pueda constituirse en una ley universal”, es decir, que cuando “actuamos, simultáneamente debemos querer que todo el mundo comparta la misma máxima que nosotros”. (1) El imperativo “no mataras a tu prójimo” es una máxima universal, mientras que “mataras a tu prójimo” no lo es. En efecto, yo puedo querer matar a alguien, pero no puedo querer al mismo tiempo que todo el mundo mate a todo el mundo. A esta ultima forma de imperativos Kant la denomina “imperativos hipotéticos”. 

El segundo gran imperativo categórico debe poseer un valor incondicional para toda persona. “Actúa siempre de tal manera que tu consideres la humanidad en ti mismo como en el prójimo como un fin y no como un medio”. Más allá de toda subjetividad, el Hombre posee una dignidad que supera todas las cosas: la humanidad.

La virtud es el mayor bien

La virtud es el bien más elevado. Sin embargo, todos los seres racionales necesitan la felicidad. De ahí, que el supremo bien haya de incluir, además de a la virtud, a la felicidad. Pues, si la virtud consiste en hacerse digno de la felicidad y esta no se obtiene, no puede haber perfección en la voluntad de los individuos.

Con este razonamiento, Kant llega a la Antinomia de la Razón Práctica, que consiste en que la virtud y la felicidad forman el supremo bien aunque sus principios y sus máximas sean diferentes e incompatibles entre sí.

Hubo escuelas de la filosofía clásica como los estoicos y epicúreos que entendieron que virtud y felicidad podian identificarse a traves del bien. Es decir, que a la virtud seguiría seguia necesariamente la felicidad. Pero basta constatar empiricamente que ellas son diferentes ya que los fundamentos de la virtud no son los mismos que los de la necesidad. Sin embargo, segun Kant, la solucion de esta antinomia esta en los postulados de la Razón Practica, es decir, que al fin de cuentas, se identifica con la virtud en el "otro mundo".

(1) Fundamentación de la metafísica de las costumbres

Fuentes:
www.e-torredebabel.com Historia de la filosofia Kant
Wikipedia

Enlaces relacionados:
Porqué es necesaria una crítica de la razón
La Etica kantiana: el deber moral
Los imperativos categóricos
Los imperativos hipotéticos
El concepto de Libertad en Kant
La teología kantiana