Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
samhain
1° de noviembre (H. Norte)
1° de mayo (H. Sud)
 
N° de visitas:2456336
N° de visitas de hoy:448
N° de conectados:11
 
 
Magia natural y Wicca
wicca
La magia natural, Wicca
Magia y esoterismo
Ética wiccana.
Las horas planetarias
Días de la semana
El orden de los días
Cálculo de las horas
Los arcángeles
Los cuatro elementos
Macho cabrio de Sabbat
Calendario anual wiccano
El calendario celta
Samhain y Halloween
Yule. Noche de las madres
Yule y la tradición nórdica
El origen de la Navidad
Noel - San Nicolás de Bari
Santa Claus y Papá Noel
Noel version Coca Cola
Enero, mes del dios Jano
Imbolc y Santa Brígida
La virgen de la Candelaria
San Valentín. Lupercales
Ostara. La primavera
Eostre, diosa primavera
Pascua de resurrección
Beltane, fiesta del fuego
El hombre verde
El palo de mayo
Hal al tow
Litha. Solsticio de verano
Intiraymi, fiesta del sol
Lughnasadh
Mabon
 
Publicidad:

El dios latino Jano

El dios de los dos rostros

Jano (Janus), el dios de los dos rostros, es uno de los más viejos dioses del panteón romano, que está  ligado a los comienzos mismos de la ciudad de Roma. No proviene de la mitología griega sino de la antigua mitología romana, para la cual Jano habría sido en principio un ser humano, que fue divinizado al morir. (*) Por extensión Jano es el dios de los comienzos materiales e inmateriales y Ovidio retoma una leyenda según la cual Jano habría nacido del Caos, y sus dos rostros serian el resto de esa desorganización primitiva.

(*) Algunos estudiosos actualmente han identificado ciertos aspectos de Jano (Janus) con un dios de un panteón de Cercano Oriente cuyo nombre en griego es Ιανός (Janós)

Enero, mes consagrado a Jano

Janus

Tradicionalmente los dos rostros de Jano representan su facultad de ver adelante y atrás. Según la mitología, Jano, rey del Lacio (Latium, Roma - Italia) habría acogido en su país al dios Saturno (*) que había sido destronado por su hijo Júpiter (Zeus) y que lo había reducido a la condición de simple mortal. Además de la hospitalidad, Jano atribuyó a Saturno las tierras del Capitolio romano. Para recompensarlo, el dios del tiempo le concedió la capacidad de conocer el pasado y el futuro, don simbolizado también por los dos rostros que miran hacia lados opuestos. Desde entonces Jano también es considerado como el dios de las puertas, que encuentra una analogía con el año que finaliza y el año que comienza. No es sorprendente que el mes de enero (januarius en latín), el primer mes del año, esté consagrado al dios Jano.

(*) Saturno es una vieja divinidad romana que preside el periodo que precede el solsticio de invierno y las fiestas Saturnales. Durante el resto del año es un dios adormecido (deus otiosus) cuya estatua está ligada por bandas de las cuales se la libera en el momento de las Saturnales. Según la leyenda, Jano inventa con Saturno la edad de oro, donde estaba establecida la igualdad de condiciones: ningún hombre estaba al servicio de otro, la propiedad privada fue anulada y todas las cosas eran propiedad común, como si todos tuvieran la misma herencia. Era justamente en conmemoración de esa edad de oro feliz que se celebraban las Saturnales. Saturno había sido asimilado por los ancianos al titán griego Cronos (Χρόνος).

Jano en la cultura romana

En Roma, el dios Jano (Janus) era el dios de la astronomía, la arquitectura y quien presidía los puentes y las puertas. El también habría inventado el uso de los barcos para los largos viajes y no solamente para la pesca costera. La leyenda dice que fue Saturno el que dio a Jano esta idea cuando llegó al Lacio por el mar. En tanto que primer rey mítico de Roma, los romanos le atribuían de una u otra manera todos los principios de la civilización desde la creación de leyes para la organización social, el comienzo de la cultura de la tierra hasta la invención de la moneda para facilitar los intercambios comerciales. Se han encontrado viejas monedas romanas en las cuales Jano está representado en una de faz de la moneda y un barco en la otra.

La legenda de Jano presenta múltiples variantes y a menudo se lo encuentra asociado con otros personajes. Con la ninfa Camese habría engendrado varios hijos entre los cuales el dios Tiberino, señor del Tiber, el río que atraviesa Roma y da vida al Lacio. Jano habría edificado una ciudad sobre la colina Janículo (Gianicolo) en la cual los etruscos habrían entrado en el mundo civilizado.

Igualmente se le atribuye el milagro de hacer surgir una fuente de agua caliente en el momento que los asaltantes (los sabinos) atacaban Roma. Estos se habrían dispensado espantados ante tal prodigio. Este acto de protección de la ciudad es la razón por la cual la puerta del templo de Jano siempre estaba abierta en tiempos de guerra y solamente se cerraba en tiempos de paz. Se pensaba que Jano podría de esta manera socorrer más fácilmente a los habitantes que si las puertas estuvieran cerradas. Jano devino el dios de las puertas, tanto que ellas fueran las puertas de la casa, de la ciudad o las puertas más simbólicas de la paz, de la ignorancia a la sabiduría o entre un año y el siguiente.

Estos elementos habrían dado origen a una variante de las leyendas según la cual habría originado ciertas criaturas ligadas con las fuentes. Con la ninfa Giuturna, Jano habría engendrado un hijo de nombre Fonte o Fonto (Fons o Fontanus) que es el dios romano de las fuentes y de los surgentes.

Jano en la antigua religión romana

En la época arcaica Jano era simplemente un dios ligado a los ciclos naturales de la siembra y de las cosechas. Con el tiempo, su mito deviene más complejo. Uno de los aspectos más interesantes es el sentido dado a los solsticios y a las iniciaciones como extensión del rol atribuido a Jano en tanto que entidad que presidia las puertas, los puentes y todos los pasajes. El solsticio de verano, cuando el sol llega a su punto más alto y empieza su curso descendente, era conocido como Janua Inferni o la Puerta de los Hombres y el solsticio de invierno, con su ciclo ascendente, era conocido como Janua Coeli o la Puerta de los Dioses. En sentido iniciático, la Puerta de los Hombres (solsticio de verano) es una puerta de descenso que nos conduce a la verdad interior en un tránsito ascendente hasta la Puerta de los Dioses (solsticio de invierno). El descenso al mundo interior de cada individuo (a semejanza con el trayecto solar) se convierte así en un camino hacia la sabiduría que reside en nuestro interior. Los solsticios son una iniciación a los misterios del hombre: Conócete a ti mismo (γνῶθι σαυτόν - noste te ipsum).

La cosmología asociada a Jano

Jano posee una relación especial con el universo, centrada sobre el mantenimiento de la armonía cósmica y sobre los ritmos que la expresan. Su templo tenía doce altares, y su forma era cuadrangular, correspondiendo a los puntos cardinales. La figura del dios situada sobre un pedestal en el eje central miraba simultáneamente a oriente y occidente. Es mediador entre los mortales y los inmortales, el que eleva las plegarias de los hombres a las divinidades. Los Pontífices era el colegio sacerdotal sobre el que giraba el culto romano. A ellos se les confiaba la custodia del templo del Jano.

Considerado como el portero que abría y cerraba las puertas o épocas. Por ello se le denominaba el Señor del Tiempo, poseedor de las llaves. Jano poseía una rica iconografía, en la que lo más destacado era su representación con dos rostros, de ahí el calificativo de Jano Bifronte. Uno miraba hacia el pasado que condiciona lo que somos, nuestro presente, donde se debe tomar consciencia, lo que implica una regeneración del alma. El otro a la derecha, al futuro, simbólicamente, al mundo celeste y solar ligado al conocimiento.

Las llaves servían para abrir las puertas del Cielo y del Infierno. Además, Jano es el maestro de las dos vías, ascendente y descendente, y por tanto Señor de la Iniciación. Los dos rostros de Jano contemplan el ciclo de manifestación e insinúan un tercer rostro (invisible) que observa el eterno presente. Este tercer rostro destruye el pasado y el futuro, es el rostro que contempla la eternidad.

El mito de Jano nos enseña que a cada pasaje marcado por nuestra existencia, a cada partida de una casa o de un lugar, el fin de un año y el comienzo de otro tiene el sentido especial de la lo que nunca más ha de volver y el encuentro con algo desconocido. La enseñanza del tiempo es el encuentro del pasado con el futuro, son las dos fases de la existencia.

Enlaces relacionados: