Tarot
Runas
I Ching
Tiradas online Gratis
Tirada Tarot 3 arcanos
Tirada de Runas online
Tirada de I Ching online
Tarot: cuestiones de trabajo y dinero
Tarot: cuestiones sentimentales cuore
 
Astrología Gratis
Carta Natal english
Tránsitos planetarios english
Previsiones english
Sinastria english
 
Página personal
• Coaching
• Esoterismo
• Tarot profesional(*)
* Tiradas avanzadas con las 78 cartas del Tarot
Acceso Página Personal

Nombre de Usuario

Contraseña

 
Home
¿Quiénes somos?
Esoterismo y Adivinación
La buenaventura en internet
Deontología
• Página personal
Magia natural y Wicca
Contacto
 
Litha
21 de junio (H. Norte)
21 de diciembre (H. Sud)
 
N° de visitas:2229372
N° de visitas de hoy:333
N° de conectados:29
 
 
I CHING
I Ching Trigramas
La sabiduría del I-Ching
La philosofía del I-Ching
El Yin-Yang en el I-Ching
La escuela de Confucio
El Shu Jing
Los Cinco Elementos
Adivinación y gobierno
El taoismo de Lao-tse
El Tao en el confucianismo
El taoismo de Zhuangzi
La oposición de Mozi
La historia de la China
Cronología de las dinastías
Resúmen historia china
Traducciones del I-Ching
Historia hexagramas
Indice de los hexagramas
Texto de los hexagramas
Trigramas y hexagramas
Comentarios del I Ching
¿Como tirar el I-Ching?
Interpretación
Tirar el I Ching on line español
Tirada Flash I Ching español
I Ching en version PDF español
Tirage Yi King Français francais
Flash Yi King Français francais
Yi King version PDF francais
• El secreto de la flor de oro
La astrologia china
calcular signo del zodiaco
 
 
Publicidad:

la excitacion

51. CHEN / LA EXCITACIÓN (La conmoción, el Trueno)

Trigramas:
Superior: Chen El Despertar, Trueno
Inferior: Chen El Despertar, Trueno.

El hexagrama Chen representa al hijo mayor que toma el comando con energía y poder. Un trazo yang aparece sobre dos trazos yin y ejerce un potente empuje hacia arriba. Este movimiento es tan violento que suscita el terror. Tiene por imagen el trueno que surge de la tierra y cuya conmoción provoca el pánico y el temblor.

EL JUICIO:

“El conmoción trae éxito. La conmoción viene -oh, oh! Riendo- ah, ah! La conmoción aterroriza por cien millas y no hay que dejar caer la cuchara de los sacrificios y el cáliz”.

El conmoción que proviene de las manifestaciones de Dios desde las profundidades de la tierra hace temer al hombre, pero es bueno que tema a Dios, su alegría y regocijo pueden venir a continuación. Cuando un hombre aprendió interiormente lo que significan el temor y el temblor, está a salvo de las conmociones que podrían causar las influencias exteriores. Aunque el trueno retumbe al punto de sembrar el terror a cien millas alrededor, se permanece interiormente tan lleno de calma y de veneración que no interrumpe los ritos de sacrificio. Tal gravedad profunda e íntima sobre la cual vienen a rebotar, impotentes, los motivos exteriores de temor es la disposición espiritual que deben poseer los guías de los hombres y los soberanos.

LA IMAGEN:

“Trueno repetido: la imagen de la conmoción. A través del temor y el temblor el hombre noble pone su vida en orden y se examina a sí mismo”.

La conmoción que traen los truenos repetidos aporta con ella el miedo y el temblor. Así el hombre noble observa siempre una actitud de reverencia ante las manifestaciones de Dios; pone el orden en su vida y examina su corazón para preservar de que nada se oponga a la voluntad divina. Así, el temor es el fundamento de la verdadera vida.

LAS LÍNEAS

O Nueve en la base significa: “El conmoción viene - oh, oh! Le suceden las palabras risibles -ah, ah! Fortuna”.

El temor y temblor engendrados por una conmoción hacen que el individuo comience por sentirse colocado en desventaja en relación a los demás. Pero esto es sólo transitorio. Cuando uno a atravesado la prueba del juicio, se produce un alivio. Así, cuando el terror sentido al principio se disipa, trae la fortuna.
O Trazo gobernante

Seis en el segundo lugar significa: “La conmoción viene trayendo peligro. Cien mil veces pierdes tus tesoros y debes trepar las nueve colinas. No los persigas. Después de siete días volverán otra vez”.

Aquí se indica una situación donde alguien a sido puesto en peligro por una conmoción y que debe soportar graves prejuicios. Las condiciones son tales que toda resistencia sería contraria a la dirección del movimiento de la época y, por consecuencia, infructuosa. Por eso hay que aceptar de retirarse sobre alturas inaccesibles al peligro que amenaza. Se debe aceptar la pérdida de sus bienes y ello no deberá lamentarse demasiado. Sin correr detrás de los bienes perdidos se los recuperara naturalmente una vez que pase la época de las conmociones que se los habían llevado.

Seis en el tercer lugar significa: “La conmoción viene y provoca el desamparo. Si se actúa en consecuencia de la conmoción uno estará libre de disgustos”.

Hay tres tipos de conmociones: la conmoción del cielo, que es el trueno; la conmoción del destino y finalmente la conmoción de los corazones. Aquí se trata menos de una conmoción interior que de una conmoción del destino. En tales momentos de conmoción se pierde muy fácilmente la presencia de ánimo, uno desecha todas las posibilidades de acción y deja silenciosamente que el destino siga su curso. Pero si uno permite que la conmoción del destino se transforme en reacción del corazón se superarán los golpes del destino sin grandes dificultades.

Nueve en el cuarto lugar significa: “La conmoción se empantana”.

El éxito del impulso interior depende también parcialmente de las circunstancias. Cuando éstas son talles que uno no se encuentra en presencia ni de una resistencia que pueda combatir enérgicamente ni de una capitulación que permita obtener ampliamente la victoria, todo deviene viscoso y blando como el fango y el movimiento se paraliza.

Seis en el quinto lugar significa: “La conmoción va de aquí para allá: peligro. Pero finalmente nada se pierde, solo hay cosas para hacer”.

Aquí no se trata de una sola conmoción sino de muchas, que no dejan ni siquiera el tiempo de recuperar el aliento. Sin embargo, la conmoción no ocasiona pérdidas pues se toma la precaución de permanecer en el centro del movimiento y, por consecuencia, de liberarse del riesgo de verse lanzado de aquí para allá, sin defensas, por el destino.

Seis en la cima significa: “La conmoción trae ruina y miradas angustiadas a todo lo que rodea. Avanzar trae el infortunio. Si éste todavía no ha alcanzado nuestro cuerpo, pero comienza a tocar a nuestro vecino, no hay reproches. Los compañeros tienen de qué hablar”.

Cuando la conmoción interior ha alcanzado su punto más alto de intensidad, uno se encuentra privado de la facultad de reflexión y de una visión clara. Naturalmente, en una conmoción semejante, no es posible actuar con prudencia. Entonces, la actitud justa es guardar silencio hasta que se haya recuperado la calma y la claridad.
Sin embargo, solamente se puede actuar de esta manera si uno todavía no se ha dejado ganar por la conmoción de la cual ya pueden observarse los efectos nefastos en nuestro entorno. Cuando uno se retira a tiempo de la acción, permanece libre de faltas y de daños. Pero uno puede estar seguro que los compañeros que, envueltos en ese torbellino, ya no admiten las advertencias, no estarán satisfechos de una conducta semejante. Uno debe limitarse a ignorar tal actitud.

hexagrama anterior hexagrama siguiente índice hexagramas